Dénia dejará las algas en las playas hasta el fin de semana al no haber espacio en la planta

El servicio municipal de limpieza recoge cerca de 250 toneladas en la Marineta Cassiana durante la primera jornada de trabajo

B. ORTOLÀDÉNIA.

La imagen de toneladas de algas y cañas amontonadas que se pueden observar desde ayer en varias playas de Dénia se mantendrá durante toda la semana. El responsable del departamento, el edil Pepe Domenech, confirmó ayer que todo el material que se está recogiendo de las orillas tras el intenso temporal no se podrá trasladar a la planta de compostaje hasta el sábado o el domingo «porque nos han dicho que está llena».

Domenech remarcó que, además del poco espacio disponible en la planta, hay que sumar las elevadas cantidades de algas y cañas, «así como otro tipo de residuos», que se están sacando de la costa de la capital de la Marina Alta durante estos días. De hecho el concejal apuntó que, tan solo de la playa de la Marineta Cassiana se han extraído cerca de 250 toneladas de este tipo de restos. Cantidades que al terminar los trabajos de limpieza de todo el litoral dianense serán mucho mayores, pues Domenech explicó que tan solo se ha adecuado una parte. Hasta ayer por la tarde los operarios habían llegado a la zona de Albaranes, indicó.

A pesar de que durante los próximos días las montañas de algas permanecerán en la arena, el regidor de Playas aseguró que no entorpecerán la estancia de los bañistas «porque los grandes montones se están colocando en lugares que no molesten».

El Consistorio no contempla colocar las barreras de posidonia hasta finales de mes

El consistorio ya descartó utilizar estas algas como barreras de posidonia. Esta actuación se realizará más adelante, «la intención es dejar las playas limpias porque todavía estamos en la temporada estival. Hasta el 30 de septiembre tendremos servicio de playas, por lo que todavía esperaremos unas semanas», comentó el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt.

El munícipe ya confirmó que la intención era dejar limpia la costa, «porque todavía estamos en la campaña veraniega». Por lo que se descartaba dejar ya listas las barreras de protección de posidonia.

L'Almadrava

Uno de los puntos donde más urge retirar las gran cantidad de cañas y algas es en la zona de l'Almadrava, justo donde desemboca el río Girona. Allí los vecinos están «cansados» de denunciar la acumulación de residuos. El agua del mar arrastra hasta la zona final del río gran cantidad de algas que quedan varadas y con el paso de los días se pudren dejando un olor «nauseabundo».

Por ello los residentes de la zona solicitan que se agilicen los trabajos en este punto del litoral. Ante esta petición, Domenech apuntó que actualmente el río Girona «está limpio y no hay cañas ni algas en su cauce».