El CD Dénia convence en el arranque liguero con un triunfo contundente ante el Llosa

El conjunto dianense en tareas defensivas durante el partido ante el Llosa. / J. Zamora
El conjunto dianense en tareas defensivas durante el partido ante el Llosa. / J. Zamora

Los groguets ejercieron un juego muy serio que desarboló a un rival que no supo frenar los ánimos del conjunto que dirige Manuel Esteban

JAVIER ZAMORADÉNIA.

Había muchas ganas en el vestuario del CD Dénia de hacer algo grande en su estreno liguero en el campo El Sequiol de Llosa de Ranes. Valga como ejemplo la presencia de toda la familia del técnico, Manuel Esteban, y de los habituales seguidores del equipo siempre que juega como visitante. Los groguets convencieron con un contundente triunfo por 0 a 3 en la jornada inaugural de la temporada.

En el ambiente antes del choque los ánimos eran muy altos por sacar algo positivo de un campo complicado por sus reducidas dimensiones. La apuesta de Esteban de mezclar veteranos; Ribes, Ferran, Jordi, Santafé y Roberto Navarro, con los chavales no pudo dar mayor éxito. Los jugadores de experiencia arroparon a los jóvenes que con el paso de los minutos se asentaron, llegando a destacar como ocurrió con La Peña o Robert.

El técnico dianense, Manolo Esteban, preparó muy bien el partido y desde el arranque del mismo quiso que su equipo jugase el balón a ras de césped. Con un buen trato de balón y mucha intensidad en el juego, los visitantes se fueron haciendo con el control del esférico. Las primeras llegadas al área rival fueron de los groguets aunque el punto de mira de sus remates no estuvo todo lo centrado que se necesitaba para que acabasen en gol.

En el minuto 15, llegó el primer contratiempo para los dianenses con una lesión de Héctor. Sus dolencias en la rodilla le impidieron seguir sobre el terreno de juego, tuvo que ser sustituido por Kevin. Cinco minutos más tarde llegó el primer tanto de la tarde, cuando Josep remató sobre el marco local, el rechace del guardameta llegó a Roberto Navarro quien marcó a portería vacía. Este gol ayudó a que los de Esteban se asentasen sobre el rectángulo de juego. La pareja Santafé y Jordi comenzó a controlar el juego en la medular, abriendo el balón a ambas bandas. Fue el minuto 28 cuando una gran jugada visitante, con triangulación de balón por parte de Josep, Roberto Navarro, Josep para que el balón le llegase al segundo palo a Jaime quien batió de un fuerte chut la meta local.

Después de este segundo tanto, los visitantes no bajaron el ritmo y en jugadas a balón parado pudieron marcar. En un lanzamiento lateral, Carlos Ribes, estrelló el esférico en el travesaño de la portería valenciana. Mientras que el buen trabajo de Ferrán y La Peña permitió que Maxi tuviese una plácida tarde sin apenas tener que emplearse a fondo. Se llegó al descanso con el 0 a 2.

En la reanudación los locales salieron con más empuje y consiguieron meter al CD Dénia en su propio campo. El segundo contratiempo para los de Esteban llegó con la lesión de Jaime que en el minuto 55 dejó su lugar al joven, Robert. El conjunto local obligó a la defensa dianense a retroceder unos metros y meterse en su propia área. El juego directo de los locales fue bien resuelto por una defensa firme y con Maxi en última instancia aunque el meta dianense apenas tuvo que intervenir.

El tercer tanto que sentenció el partido llegó en el minuto 66 cuando Jordi resolvió una serie de rechaces dentro del área local. A partir de ese momento y hasta el final del partido, el CD Dénia se dedicó a defenderse teniendo el balón. Recital de Santafé y los centrocampistas que supieron contener los ánimos de los locales, tocando el balón con mucho criterio.

En una bonita jugada de contraataque llegó otra nueva ocasión para los visitantes, Roberto Navarro bajó un balón con el pecho se giró se fue de su marcador y cruzó el esférico ante la salida del meta local, pero la pelota se estrelló en la base del poste cuando se cantaba gol en el banquillo dianense. Al final de los noventa minutos el marcador de 0 a 3 fue totalmente justo e incluso se quedó corto por los méritos realizados por los dianenses.