Dénia busca ayudas para poder iluminar y acometer mejoras en el polígono industrial

Una zona del polígono industrial Juyarco, que está ubicado en la entrada de Dénia. / Tino calvo
Una zona del polígono industrial Juyarco, que está ubicado en la entrada de Dénia. / Tino calvo

El Ejecutivo local trata así de dar respuesta a las demandas que los propietarios de negocios llevan reivindicando desde hace tiempo

R. GONZÁLEZDÉNIA.

El polígono industrial de la capital de la Marina Alta presenta carencias que se arrastran desde hace décadas. Los propietarios de negocios llevan reivindicando al Ayuntamiento de Dénia inversiones para solventar problemas como la falta de farolas. El ejecutivo de Dénia se ha propuesto ayudarles en la medida de lo posible. Por ello, está buscando subvenciones que permitan dotar a ese espacio de iluminación en las calles y también acometer otro tipo de mejoras. Así lo avanzó el alcalde, Vicent Grimalt.

El primer edil reconoció que van a trabajar para adecentar la zona y dotarla de lo que necesite, aunque eso supone un desembolso importante y tendrán que buscar respaldo económico en las instituciones supramunicipales. De esa forma pretenden dar continuidad a una actuación como la colocación de hidrantes en el polígono Juyarco, que fue la primera que se llevaba a cabo en décadas en ese espacio industrial y que se logró materializar gracias a una importante subvención de más de 240.000 euros que concedió el Ivace (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial) en 2018. Otro de los objetivos que se ha fijado el gobierno local es el asfaltado.

Para tratar de conseguir los fondos necesarios, Grimalt mantuvo una reunión con la nueva secretaria autonómica de Economía, Rebeca Torró. La representante del gobierno valenciano le confirmó al alcalde la intención de la Generalitat y del Ivace de seguir sacando líneas de ayuda en 2020 para las mejoras de polígonos, lo que permitiría a Dénia optar a alguna de ellas.

Por su parte, Rosario Carrió, representante de la asociación de propietarios del polígono Juyarco, incidió en que hay muchas cosas «obsoletas» en ese espacio industrial y que les hace falta el respaldo municipal para lograr mejoras. Según recordó, el pasado año obtuvieron la primera ayuda del Ayuntamiento y también de la Generalitat, con la que se pudo instalar bocas de incendio en las calles, que hasta entonces carecían de hidrantes.

Sin embargo, comentó que aún quedan aspectos pendientes, como el alumbrado y una buena señalización. Carrió también hizo hincapié en que haría falta que la normativa para la apertura de industrias no fuera «tan exagerada», aunque sabía que no dependía del Consistorio.

Por otra parte, el alcalde de Dénia aprovechó el encuentro que mantuvo con la representante del gobierno valenciano para trasladarle «el malestar de los ciudadanos de Dénia por las colas de la ITV de Ondara». Grimalt explicó a Rebeca Torró las horas que pierden los usuarios de la capital comarca cuando tienen que llevar sus vehículos a la inspección.

Según recalcó, debería controlarse más el tiempo, especialmente porque cuando se acude allí se hace con una cita previa. En su opinión, demoras de treinta minutos son comprensibles, pero no de una o dos horas.

Asimismo, el primer edil le planteó a la secretaria autonómica la posibilidad de que Dénia, al ser la ciudad que «más vehículos lleva allí», pudiera contar con una ITV móvil que acudiera una vez al mes. Un servicio del que ya disponen otros puntos de la comarca. De esa forma se evitarían algunos desplazamientos y daría facilidades a los usuarios. Grimalt también subrayó que Torró le trasladó el interés del Consell en revisar todas las sedes con ITV cuando acaben las concesiones.