Demandan la presencia de cuerpos de seguridad en la Mancomunidad

B. O.

A los vecinos de los municipios de la Rectoria les preocupa que los ladrones «campen a sus anchas porque no tenemos cuerpos de seguridad». Ninguno de los cinco núcleos cuenta con Policía Local y los cuarteles de la Guardia Civil más cercanos son los de El Verger, Pedreguer y Pego, «todos ellos a más de 20 minutos de aquí, por lo que cuando se denuncia un robo, suelen llegar cuando los ladrones ya se han ido». Además, aseguraron que estos últimos controlan, tanto los tiempos como la llegada de los agentes, «saben cuando pasan las patrullas por la zona, cuando tienen vía libre para entrar en una casa y cuando no».

Otro vecino, en Benimeli, apuntó que el temor se ha apoderado de su familia, «mi madre, cada vez que oye un pequeño ruido, se asusta, tiene miedo de que vuelvan a entrar». También mostró su preocupación por las personas más mayores que viven solas en sus casas, «si un día entran en una vivienda y les descubre una persona de avanzada edad puede pasar algo grave, porque no se puede defender y nunca sabes cómo puede actuar el ladrón ante esta situación».

Muchos afirmaron no sentirse seguros, aunque por general el 'modus operandi' es el robo cuando no hay nadie en la vivienda. Incluso algunas vecinas, las más mayores, echan en falta una figura similar a la del sereno, «tendría que haber alguna persona que se encargase de vigilar las calles y en caso de que vea algo extraño que llame a la Guardia Civil, seguro que si hubiese más vigilancia los ladrones se lo pensarían dos veces».

Durante la primera oleada de robos, a principios de 2018, los ayuntamientos ya explicaron que no cuentan con un presupuesto suficiente como para poder contar con policía local u otro tipo de agentes de seguridad que vigilen los núcleos urbanos.

Durante una de las reuniones de la Mancomunidad, pusieron el tema sobre la mesa y salieron algunas propuestas para intentar solucionar el problema. Una de ellas fue remitir a la subdelegación del Gobierno en Alicante una solicitud para que habilite unas plazas de policía en la zona, aunque ya matizaron que sería «difícil que pueda llevarse a cabo la propuesta».

Otra de las alternativas que barajaban era pedir que algunos efectivos de municipios colindantes a la Rectoría pudiesen dedicar parte de su tiempo a la zona, «aunque podría suponer el aumento de sus plantillas y no sería factible». De hecho, finalmente esta opción no se ha llevado a cabo.