Daños en el asfalto y el acabado de remates obligan a cerrar de nuevo la calle Colón en Dénia

Conducciones sin acabar de arreglar y conos en la acera de la calle Colón. / R. González
Conducciones sin acabar de arreglar y conos en la acera de la calle Colón. / R. González

La concejal de Obras arremete contra los conductores «incívicos» y anuncia que estudian poner bolardos para que no aparquen en la acera

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

La calle Colón se abrió al tráfico el pasado 3 de julio por la tarde, cuando las obras de reurbanización que empezaron en enero todavía no estaban acabadas. El Ayuntamiento de Dénia tomó esta decisión ante la necesidad de impedir la circulación en La Vía al ser escenario de actos de la Festa Major. Sin embargo, los daños que presenta el asfalto impreso que se acabada de poner y el acabado de remates del proyectos obligan a tener que volver a cerrar el vial durante diez días.

Entre el 17 y el 26 de julio los vehículos dejarán de pasar por esta céntrica calle para acometer los trabajos pendientes antes de proceder a la apertura definitiva. No obstante, se mantendrá abierto a la circulación el cruce con Carlos Sentí y, además, se facilitará el acceso y salida de vehículos en los vados de la calle.

La concejal Territorio, Obras y Servicios, Maria Josep Ripoll, señaló ayer que habían detectado defectos en el asfaltado y que la misma empresa que está ejecutando los trabajos había reconocido los problemas. Según dijo, imaginaba que se debían al producto químico y a la temperatura. El paso de los vehículos ha hecho que en algunos puntos se haya erosionado bastante, especialmente en las zonas en las que delimita con la acera y con el espacio para estacionamiento, que va todo en una plataforma a la misma altura.

Se abrió el día 3 con los trabajos sin terminar porque La Vía acogería un escenario en fiestas

Este no será el único aspecto a solucionar. También deberán reponer algún que otro árbol que ya está muerto, poner los adoquines que faltan en algunos huecos de las aceras, acabar de instalar los contenedores soterrados, poner la nueva iluminación y abrir los pluviales para que conecten con la red de alcantarillado. Y a todo ello se le sumará el mobiliario urbano: papeleras y bancos en la zona de acera ancha.

Ripoll aseguró que está satisfecha con la primera apertura provisional que se ha hecho de la calle, cuando todavía no estaba terminada, porque ha servido para comprobar qué hay que mejorar. Sin embargo, la edil arremetió contra algunos conductores que han mostrado una actitud «incívica» durante estos días, como los que han estacionado en el área de aceras. Además de quitar espacio a los peatones, han dañado algunas piezas que no estaban diseñadas para soportar ese peso. Ante esta situación, Maria Josep Ripoll anunció que están estudiando poner bolardos en los espacios donde no vaya mobiliario urbano para que supongan un obstáculo que impida a los conductores ocupar una zona que no es para los vehículos, sino para los viandantes.

El Consistorio ha hecho llegar a vecinos y comerciantes de Colón una nota de Ripoll en la que les comunican que su calle se va a cerrar el martes y que permanecerá así diez días. En ella les agradecen su colaboración por ser los directamente afectados por esta situación y por su comprensión «por los inconvenientes».

Según reza el aviso, «es voluntad del Ayuntamiento que en breve toda la ciudadanía pueda disfrutar del resultado de las obras y ustedes en mayor medida como residentes o comerciantes de la calle». Algunos de estos últimos comentaron que daban las gracias al Consistorio por haberle notificado el corte de la calle y subrayaron que cuando acaben los trabajos Colón estará muy bien.

La reurbanización de esta calle es una obra financiada por el antiguo Plan Confianza de la Generalitat Valenciana. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de seis meses y un presupuesto de 698.236 euros.

Fotos

Vídeos