La crecida de los barrancos deja aislados a más de 40 perros y gatos en la protectora de Pego

Imagen del barranco
de Mostalla
tras el temporal. / LP
Imagen del barranco de Mostalla tras el temporal. / LP

Desde Aprop instan a los vecinos a acoger algún animal en sus casas por miedo a que las lluvias por el temporal no cesen en los próximos días

B. O.PEGO.

«La situación es muy drástica, será muy difícil poder sacar a todos los animales porque el caudal del agua en el barranco hace que sea muy peligroso, pasar es fácil, pero hacerlo con un animal resultará muy complicado, alguien podría resultar herido. Los animales están mojados, con frío y aguantando los truenos, el viento y las fuertes lluvias cómo pueden. Los habitáculos donde se encuentran ya están inundados de agua. Por suerte el viento no se ha llevado los techos y no ha causado desperfectos». Así describieron ayer los miembros de la protectora de Pego Apad la delicada situación que vivieron ayer los cerca de 40 animales (perros y gatos), que se encontraban a su cuidado, tras el temporal que sufrió el municipio pegolino la noche del miércoles.

Las lluvias hicieron subir de forma exponencial el cauce del barranco de Mostalla, por lo que cortó el acceso a vehículos al recinto que utilizan los miembros de la asociación para resguardar a los animales extraviados.

Según indicó la portavoz de la protectora, Ana Femenía, ayer por la mañana intentaron acceder a pie pero «resultaba casi imposible, era muy peligroso. Sacarlos de allí mucho más».

Desde la entidad aseguraron que el Consistorio «no mostró mucha preocupación»

Pese a ello, algunos de los miembros consiguieron entrar a media mañana para tapar las vallas y poner palets sobre las casetas e los perros «para protegerlos al máximo del fuerte temporal. Ellos están escondidos dentro de sus casitas», indicaron.

Por la tarde pudieron reubicar a seis perros, «¿esta tarde viene a por alguno más?», preguntaban por las redes sociales.

Aunque la intención era realojar a todos los animales, desde la protectora reconocieron la dificultad de «colocarlos en casas a todos, especialmente a los gatos». Los felinos, insistieron, «llenan la gatera, aunque dentro del mal, están bien». El problema, indicaron, «se agravará si vuelve el temporal, tal y como dicen las predicciones, necesitamos un poco más de ayuda».

Por todo ello insistieron en la necesidad de encontrar sitios para el realojo, «por favor si alguien tiene una terraza, garaje o cualquier lugar seco para acoger un animal, ellos y nosotras os lo agradeceremos. Somos su familia, pero estar en la protectora ahora no es seguro para ellos». Una de las alternativa que estuvieron barajando ayer fue solicitar un espacio en el viejo instituto para alojar a los animales «si este esta noche y mañana viernes ser repiten las trombas de agua y fuertes vientos», aunque desde a entidad protectora aseguraron que desde el Ayuntamiento les habían dicho que «todas las dependencias estaban llenas u ocupadas. Tampoco han mostrado mucha preocupación por el tema», remarcaron.

Pese a ello, recibieron una propuesta del colectivo Espai Veïnal, «nos han brindado sus aulas y la cantina en caso de tener que desalojar la protectora», aunque comentaron que no sabían si finalmente podrían llevarlos a estas dependencias.

No es la primera vez que los animales deben sufrir las consecuencias de un temporal. «Ya nos ha sucedido otras veces que ha llovido con intensidad. De hecho hemos solicitado muchas veces un espacio para reubicar la protectora, pero de momento seguimos igual».