La Cova Tallada seguirá otro verano sin una norma para regular el acceso por tierra y mar

Un momento de la reunión de la junta rectoral del parque natural del Montgó, celebrada ayer en la Eatim de La Xara. / R. González
Un momento de la reunión de la junta rectoral del parque natural del Montgó, celebrada ayer en la Eatim de La Xara. / R. González

La conselleria y el parque natural del Montgó, que ultiman el texto para visitas sólo con reserva, admiten que el proceso es «farragoso» y que será difícil que esté para julio

R. GONZÁLEZ LA XARA.

La Cova Tallada seguirá otro verano sin una norma para regular el acceso a este paraje por tierra y mar. Así se deduce de la reunión de la junta rectora del parque natural de Montgó que se celebró ayer en La Xara. Parque y Conselleria de Medio Ambiente están ultimando una orden para regular el número de visitas con el fin de preservar este emblemático paraje. La pretensión es que solo puedan entrar las personas que cuenten con una reserva. De esa manera se pretende poner coto a la masificación que sufre este espacio tan concurrido, especialmente en verano, y que ha provocado que la han deteriorado la cueva.

Pese al trabajo intenso que ambas partes llevan a cabo, está claro que es imposible que el documento supere todos los trámites y entre en vigor para Semana Santa. Y, según salió a relucir, todo apunta a que tampoco se empezará a aplicar en julio, cuando empieza a intensificarse la presencia de visitantes. El motivo principal es que se trata, según recalcaron, de un proceso «farragoso». Y a la burocracia se le unirá que hay por medio las elecciones.

En principio, la orden recogerá aspectos genéricos, como el motivo de necesitar esta regulación, que se aplicará en las épocas de gran concurrencia y que se desarrollará el sistema de reservas. También aparecerán la condiciones que deberán cumplir las empresas de turismo activo que ofrecen visitas con kayak a este paraje. Y además indicará que los encargados por velar por el cumplimiento será los agentes de la autoridad con competencias en materia de medio ambiente y los efectivos de las policías locales de Xàbia y Dénia, junto a los cuerpos de seguridad del Estado.

El borrador del documento incluye varias disposiciones. En una de ellas se apunta que la aplicación de esta orden «no tendrá ninguna incidencia en la dotación de los capítulos de gastos asignados a la Generalitat y, en todo caso, deberá ser atendida con sus medios personales y materiales». En otra, se estipula que la vigencia de esta normativa se prolongará mientras se mantengan las circunstancias que han llevado a ponerla a en marcha.

Los detalles concretos sobre el número de visitantes, tanto a través del mar como por tierra, se fijarán en una resolución de la dirección general con competencias en espacios naturales protegidos. La intención es ultimar el documento, colgarlo en la web a modo de exposición pública durante 15 días para que se presenten alegaciones y remitirlo después a la Abogacía. A continuación pasará por el Consell Jurídic Consultiu. Todo este proceso lleva su ritmo y eso propicia las dudas respecto a que pueda entrar en vigor de cara a la campaña estival, cuando más falta hace para evitar el deterioro de ese paraje. Estos aspectos los desgranaron el director del parque natural del Montgó, Joseba Rodríguez, y el jefe del Servicio de Gestión de Espacios Naturales Protegidos, José Antonio Hernández.

Cabe recordar que el estudio de capacidad de carga de la Cova Tallada recomendaba un máximo de 71 personas simultáneamente. En la reunión de ayer de la junta rectora se destacó que se está intentando agilizar el proceso para que puedan ponerse en marcha los cupos lo antes posible, aunque todavía no especificaron las cifras concretas. No obstante, se tomará como base ese estudio. Esa cifra incluye a las personas que acceden por vía terrestre como por mar. La intención es que por la tarde solo entren a pie y que durante la mañana se establezcan varios turnos. En el de primera hora sería cuando más kayaks podrían acceder, unos 28.

Antes de la puesta en marcha de los cupos, se deberá cerrar un acuerdo con las empresas de kayaks; se deberá crear un sistema telemático para efectuar las reservas todos los interesados en visitar la cueva, que serán obligatorias; procederán a coordinar los efectivos que se encargarán de controlar el cumplimiento de la orden; mejorarán la senda para incrementar la seguridad y se restaurarán los carteles informativos.

Una representante de los vecinos de la zona de acceso en Les Rotes relató las molestias que sufren en temporada alta, aunque admitió que la situación mejoró el pasado verano. Desde el Ayuntamiento de Dénia trasladaron dudas sobre el sistema de control y el personal necesario. Tanto el alcalde de la capital comarcal como la concejal de Medio Ambiente de Xàbia incidieron en la necesidad de una reunión para acabar de perfilar flecos y acordaron programar un nuevo encuentro.

Más