El Consell licitará la renovación de la vía del TRAM entre Gata y Teulada por 18 millones

El Consell licitará la renovación de la vía del TRAM entre Gata y Teulada por 18 millones

La obras de este tramo, de 6,7 kilómetros, tienen un plazo de ejecución de un año, por lo que hasta 2021 seguirá el servicio alternativo de autobús

R. G. G.GATA.

Los avances para que el ferrocarril de la Línea 9 del TRAM vuelva a circular entre Dénia y Calp van despacio. Han pasado ya más de tres años desde que la última vez que un convoy recorrió esa vía. La última novedad la anunció ayer el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, en su visita a los talleres de El Campello para conocer las prestaciones de los nuevos trenes duales. Allí adelantó que el pleno del Consell aprobará en las próximas semanas la licitación de las obras de renovación de la vía del tramo entre Teulada y Gata de Gorgos por algo más de 18 millones euros. Se trata del último trozo que quedaba pendiente de licitar.

Esta franja del trazado tiene una longitud de 6,7 kilómetros y un plazo de ejecución de los trabajos es de 12 meses. Este tramo junto con el comprendido entre Gata y Dénia, de 10,9 kilómetros que ya se encuentra en licitación, son los que faltan para completar la renovación de vía del conjunto de esta línea. Ante estos datos, se confirmaría que, como pronto, la conexión ferroviaria se recuperaría en 2021. Mientras, el trayecto entre la capital comarcal y Calp se realiza mediante un servicio de autobuses.

Arcadi España señaló que la Generalitat está ejecutando diferentes actuaciones esta Línea 9 que une Benidorm y Dénia, con la finalidad de conseguir su renovación y modernización integral para garantizar así la regularidad y la calidad del servicio. La inversión total del Consell ascenderá a más de 130 millones y contempla, entre otros aspectos, la renovación de vía de Calp a Teulada, la monitorización del Viaducto del Quisi, la variante sobre el barranco del Quisi, la renovación de vía de Teulada a Dénia, la remodelación de andenes y mejora de la accesibilidad.

Desde que el tren dejara de circular, en julio de 2016, los imprevistos no han dejado de surgir y con ellos los retrasos en la recuperación del servicio. El último obstáculo fue el Pont del Quisi, en Benissa. Se comprobó que esta estructura, tras efectuarle los oportunos exámenes, no podría soportar el paso de los nuevos trenes duales que van a recorrer ese trazado. Tras descartar su rehabilitación, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana apostó por salvar el barranco con un puente nuevo, pero con trazado oblicuo. Una actuación que costará más de nueve millones.

En cuanto al tramo entre Dénia y Gata, a finales de abril el pleno del Consell autorizó la licitación de la renovación de la vía, pero aún no se ha adjudicado. Estos trabajos tienen un presupuesto de 18,8 millones de euros y un plazo de ejecución de 11,5 meses.

Más