El Consell buscará con Dénia y Xàbia la forma de controlar la Cova Tallada antes del verano

Rescate de un visitante en la Cova Tallada, en agosto de 2016 /LP
Rescate de un visitante en la Cova Tallada, en agosto de 2016 / LP

El director general de Medio Natural asegura que van a impulsar la tramitación de la orden de los cupos de acceso para intentar que pueda estar para julio

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Los problemas de masificación que sufre la Cova Tallada en temporada alta y sus efectos sobre este enclave son un tema que preocupa a la Generalitat. La Conselleria de Medio Ambiente quiere propiciar una reunión con los Ayuntamientos de Dénia y Xàbia para buscar la forma de implantar un control en el acceso a la cueva. El director general de Medio Natural, Antoni Marzo, asegura que van a impulsar la tramitación de la orden autonómica para regular los accesos para tratar de que esté antes del verano. La intención es que los cupos puedan empezar a aplicarse a principios de julio, aunque admite que es complicado.

El proceso escogido para paliar el problema será «farragoso» y hay que seguir determinados pasos burocráticos y pasar por el Consell Jurídic Consultiu para que se pronuncie. Todo ello requiere sus tiempos. No obstante, agilizarán los pasos en la medida de lo posible.

La escasa disponibilidad de agentes de la autoridad para efectuar las labores de control se han convertido en uno de los puntos básicos a solucionar para poder empezar a aplicar las limitaciones de visitantes de una manera efectiva. Marzo reconoce que la campaña estival es un momento en el que las dos ciudades están llenas de turistas y en el que más recursos policiales necesitan. Y la conselleria tampoco tiene muchos agentes medioambientales en la zona.

El presupuesto del parque natural del Montgó supera los 195.000 euros y el del Marjal es de 154.400

A pesar de esos contratiempos, intentarán consensuar y plasmar unas medidas que puedan resultar eficaces. Para ello se apuesta desde el gobierno valenciano por que «cada uno ponga los recursos que pueda según sus posibilidades», remarca el director general.

La Cova Tallada, de piedra tosca, está situada en el término municipal de Xàbia y se encuentra dentro de los límites del parque natural del Montgó. Este parque cuenta para este año 2019 con un presupuesto inicial de 195.385 euros, que recoge el sueldo del personal, que incluye dos educadores ambientales y una brigada con un capataz y cuatro peones. A esta cantidad habrá que sumarle las actuaciones específicas que se lleven a cabo y que todavía no se han determinado.

En la actualidad, los parques naturales de la Comunitat no tienen asignado un presupuesto específico para estas inversiones. Según explica el director general, el dinero disponible para actuaciones se repartirá entre las intervenciones que sean más necesarias. Todavía están recibiendo los proyectos que están presentando los distintos enclaves protegidos y después se llevará a cabo la selección. El objetivo es caminar hacia unos «presupuestos participativos» en los que cada junta rectora escoja parte proyectos.

Entre las necesidades que presenta el parque natural del Montgó se encuentran el incremento del personal; la renovación de la señalización, ya que ha muchas deterioradas por el tiempo o con daños ocasionados por algunas personas incívicas; y los trabajos selvícolas en algunas zonas determinadas de pinar en las que tras el incendio han rebrotado demasiados árboles.

El presupuesto en inversiones ha descendido notablemente en comparación con 2010. En esa época rondó los 936.800 euros, entre mantenimiento y conservación y proyectos singulares. Poco a poco esa cifra se fue rebajando. Según Marzo, cuando entraron su departamento solo disponía de 20 millones frente a los cerca de 130 de unos ejercicios antes y ahora superan los 54.

Al inicio de la legislatura la conselleria optó por hacer un balance conjunto con el Marjal de Pego-Oliva. La memoria de 2016 refleja que para ambos espacios la cantidad se quedó en poco más de 296.000 euros. El resumen de hace dos años creció hasta los 346.551 euros, al incluir también la mejora de la senda de la cima del Montgó y la redacción del estudio de capacidad de la Cova Tallada. El de 2018, que se presentó hace unos días en la Junta Rectora, ya se centró solo en el Montgó, que recibió 269.186 euros, mientras que el de Pego tuvo casi 88.000 euros.

Por lo que se refiere al Marjal, el presupuesto para este ejercicio se eleva hasta los 154.400 euros. Eso supone 66.500 más que en 2018. El motivo de la subida radica en el aumento de personal previsto. En este espacio se va a complementar la brigada con un capataz y un peón, que se sumarán a los dos peones que ya había. Estos efectivos se aprobaron en noviembre y está previsto que se incorporen a sus puestos en las próximas semanas. Además, a partir del 1 de agosto entrará un educador ambiental, ya que hasta ahora solo había un guía. La reserva de crédito para ese puesto ya está hecha.