Un comedor social con estrella Michelin

Rafa Soler preparando unas torrijas junto a un amigo y una de las voluntarias del comedor social. / R. G.
Rafa Soler preparando unas torrijas junto a un amigo y una de las voluntarias del comedor social. / R. G.

El chef Rafa Soler prepara en Dénia un menú especial para alimentar a personas con pocos recursos | Aprovecha su notoriedad para difundir la labor de la asociación Extiende tu mano y concienciar a la sociedad de la necesidad de ayudar a los que pasan por un momento difícil

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Los fogones del comedor social de la asociación Extiende tu mano contó ayer con la presencia de un cocinero muy especial para preparar los platos que ofrecen a las personas con pocos recursos. Rafa Soler, chef de Audrey's de Calp y poseedor de una estrella Michelin, se puso su chaquetilla blanca en su día libre para cocinar en Dénia un menú exquisito para unos comensales que están en riesgo de exclusión social o atraviesan un momento económico complicado.

Hasta hace poco, Rafa Soler desconocía la existencia de este servicio que proporciona un plato caliente a los necesitado. Fue su amigo José Ángel Moreno quien le explicó que en Dénia había un comedor social y tanto le interesó su labor que se entrevistó con sus responsables para ver qué hacían y cómo echarles una manita. Entonces se ofreció para ser su cocinero durante una jornada de comidas. Y no solo eso, sino que logró involucrar a varias empresas para que colaboraran en esta iniciativa solidaria.

Según reconoció el chef, su intención era aprovechar su notoriedad para difundir la gran labor que realiza Extiende tu mano y concienciar a la sociedad de que es importante ayudar a los que por algún motivo están atravesando un momento difícil y carecen de recursos para alimentarse. Para Soler, «un cocinero es simplemente un cocinero y lo más bonito es poder ayudar a la gente menos afortunada».

En Audrey's prepara «cocina tradicional pasada por nuestro filtro» y quiso llevar eso, pero de una manera más sencilla, a comedor porque «quiero que la gente coma bien y se vaya a gusto». Preparó para sus comensales tomates de su huerta de Benissa rellenos de aguacate, cebolla encurtida, anchoa y una vinagreta. El siguiente plato consistió en unas berenjenas ahumadas con queso de cabra y miel, seguido de un cremoso de patata con cuscús de coliflor, bacalao y alioli. Como postre se decantó por algo «refrescante», un cremoso de vainilla con 'streusel' de galleta de canela, mantequilla 'noisette' y mosto.

Y no contento con ello, aprovechó pan que había en la cocina, un poco de leche, corteza de limón, huevos, canela y azúcar para improvisar otro dulce. Les preparó, con la ayuda de su amigo José Ángel y de una voluntaria, Ángela, unas riquísimas torrijas.

Josué Calero, de Extiende tu mano, había avisado el día de antes que para esa jornada habría un menú de fiesta, pero no sabían quién lo iba a preparar. Cuando todos estuvieron a la mesa, unas 25 personas, explicó que iba a tener el placer de comer unos platos preparados por un cocinero con una estrella Michelin. Todos los presentes le brindaron una calurosa ovación a Rafa Soler por haber tenido ese gesto con ellos.

La experiencia de ayer fue tan enriquecedora para el chef que ya está pensando en una segunda y quiere animar a «un colega estrella Michelin» para que se sume.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos