Clubes de Dénia piden un nuevo pabellón tras los destrozos en el polideportivo por el tornado

Estado en el que ha quedado el pabellón tras el tornado. / Tino Calvo
Estado en el que ha quedado el pabellón tras el tornado. / Tino Calvo

Las entidades deportivas tildan de «catástrofe» el daño en las instalaciones y aplauden la decisión del Consistorio de apelar a la solidaridad de la comarca

R. GONZÁLEZ/J. ZAMORADÉNIA.

El cierre del pabellón municipal de Dénia, tras los importantes destrozos sufridos por el tornado del jueves, supone un caos para los equipos federados que utilizan estas instalaciones deportivas. Los clubes afectados piden que se aproveche la ocasión para hacer «uno nuevo bien hecho». Representantes de las entidades deportivas tildaron de «catástrofe» lo ocurrido, pero consideran que puede ser una gran oportunidad para construirlo de nuevo pero adaptado a las necesidades actuales de la ciudad.

Se da la circunstancia de que hasta ahora ninguno de los clubes ha comenzado la competición oficial. De hecho, este sábado, el CFS Mar Dénia empieza la liga en Segunda División B, pero lo hace en tierras catalanas. La clausura de las actividades por culpa de los daños supuso que el último entrenamiento de la semana de este equipo, previsto para ese mismo jueves, no pudiera realizarse. Esa tarde aprovecharon para entrar en el recinto y retirar todo el material que tienen almacenado, al igual que hicieron otros clubes como Paidos, Garbí y CFS Dianense.

Pero los dirigentes del Mar Dénia miran más lejos y saben que la situación es de total caos tras el anuncio el alcalde, Vicente Grimalt, de que «para el pabellón la temporada se ha acabado». Ahora tendrá que desplazarse a instalaciones deportivas de otras localidades para poder entrenar y para jugar sus partidos oficiales. Esto supone tener que cuadrar calendarios con los clubes de la localidad donde vayan a jugar sus encuentros, para no coincidir. También deberán trasladar las vallas publicitarias de sus patrocinadores. Pero lo más complicado será desplazar a la masa de aficionados que llenaba el pabellón en cada partido.

Su presidente, Javier Ferreres, comentó que «no sabemos dónde vamos a preparar ni donde jugaremos el partido de la próxima semana, ante el CE Escoles Píes Sabadell». El dirigente, que entiende la decisión municipal insistió en que «se necesita un nuevo pabellón y creo que ahora es el momento de hacer las cosas bien y hacer una instalación como Dénia merece».

Algo más de tiempo tendrá el Garbí, ya que su liga de categoría autonómica tiene previsto que se inicie el 6 de octubre. En el mismo caso está el Paidos Dénia y el CFS Dianense aunque todos ellos andan inmersos en pretemporada sin saber dónde van a completarla.

«Pasarlas canutas»

El coordinador del Paidos Dénia, Alfonso Llorca, remarcó que «este año las vamos a pasar canutas» porque tienen cinco equipos federados de fútbol sala y el Fontanería Fernández Luna tiene la obligación de jugar en pabellón. Por ahora todos se tienen que combinar horarios para entrenar en las pistas del colegio. Según recalcó confía en que el Ayuntamiento de pueda conseguir el respaldo de otras localidades y que les cedan instalaciones.

Llorca se mostró favorable a que se haga un nuevo pabellón, pero hizo hincapié en que con ello no se acabará el problema en Dénia, ya que también sería conveniente que además se hiciera una pista cubierta anexa.

También Luis Mezquida, directivo del Garbí, incidió en este aspecto. Según dijo, Dénia necesita como mínimo tres instalaciones deportivas para cubrir las necesidades. En su opinión, Respecto a los destrozos, señaló que «para los clubes es una catástrofe, y más para los deportes minoritarios». En su caso, estaban preparando enfrentamientos para la pretemporada, y ahora todos los que concierten serán fuera de casa.

Asimismo, aplaudió la decisión del Consistorio de apelar a la solidaridad de la comarca para obtener instalaciones para entrenar y jugar.