Cinco de los doce ediles del ejecutivo de Dénia tienen el 'grau mitjà' de valenciano

El equipo de gobierno de Dénia y parte de la oposición en la sesión plenaria de ayer. / Tino Calvo
El equipo de gobierno de Dénia y parte de la oposición en la sesión plenaria de ayer. / Tino Calvo

La aprobación del requisito lingüístico protagonizó el pleno municipal de ayer junto a los reproches de varios miembros de la oposición

R. D.DÉNIA.

El requisito lingüístico protagonizó el pleno de Dénia. Una sesión en la que el ejecutivo socialista de Dénia aprobaba, con el respaldo de Compromís, que las personas que opositen a puestos del ayuntamiento deberán tener un título de nivel de valenciano, que dependerá de la categoría del puesto. Pero en el caso de los concejales y miembros del ejecutivo, no es necesario tener ninguna capacitación lingüística. Cinco de los representantes del equipo de gobierno tienen el antiguo 'grau mitjà', que hoy día se considera como nivel C1. Se trata del alcalde, Vicent Grimalt; Maria Josep Ripoll, concejal de Territorio; el edil de Playas, Pepe Domenech; el responsable de Normalización Lingüística, Oscar Mengual; y Cristina Morera, que está al frente de Igualdad.

Según el informe sobre la incorporación del requisito del ayuntamiento, el nivel que estos cinco representantes municipales poseen les permitiría optar a cargos como oficiales de policía, diplomados, técnicos superiores, educadores sociales , jefes de servicio, tesoreros y dirección de los Recursos Humanos.

Respecto al resto del integrantes del equipo de gobierno, la mayoría disponen de un nivel 'elemental', bien por cursar sus estudios en la Comunitat Valenciana o por presentarse a la capacitación de la Junta Qualificadora (JQCV). Las únicas excepciones serían Javier Scotto, por haber cursado sus estudios en el Liceo Francés de Alicante (donde no otorgan la capacitación); y Paco Roselló, quien aseguró que «le hubiese encantado poder disfrutar de una educación en valenciano, pero en aquella época no era posible».

Y es que, tras la crispación por el requerimiento de un título que acredite el nivel lingüístico de manera obligatoria y no como mérito como hasta ahora, las opiniones del resto de concejales de la Corporación fueron más que diversas en el pleno.

Compromís apoyó la propuesta presentada del equipo de gobierno, que cuenta con mayoría absoluta. Según argumentó el líder de la coalición nacionalista, Rafa Carrió, «todos los ciudadanos tienen el derecho de que se le atienda en su lengua, tanto en castellano como en valenciano».

Por su parte, el resto de partidos de la oposición no vio con buenos ojos este requisito. Postura compartida por diversos sindicatos como el Spplb o el SEP.

María Mut, portavoz del Partido Popular, remarcó que las lenguas cooficiales «deben estar equilibradas y no excluir una a la otra». Además añadió que «no debe ser un requerimiento, sino un mérito como lo ha sido siempre». Una idea que compartió Mario Vidal, edil de Gent de Dénia.

También secundaron estas palabras desde Ciudadanos. Susana Mut, líder de Cs, se sumó a las críticas del PP. «No podemos dejar fuera a gente que no hable el valenciano», recalcó. La propuesta fue aprobada con los votos a favor de PSPV y Compromís, mientras que el resto de formaciones votó en contra.

Las playas ocuparon el resto de atención del pleno, donde se recalcó «el mal estado de las playas», según el PP. El alcalde aseguró que «no se ha podido hacer más con los medios de que disponen y con los temporales que han acontecido este mes de agosto».