Cien policías, bomberos y voluntarios velan por la seguridad en la ofrenda y la cremà de Dénia

Ambiente de la falla Centro ayer por la tarde, cuando pasaban por esa demarcación los falleros y la banda del distrito Saladar. / TINO CALVO
Ambiente de la falla Centro ayer por la tarde, cuando pasaban por esa demarcación los falleros y la banda del distrito Saladar. / TINO CALVO

Los falleros portarán 11.000 flores a la Mare de Déu para mostrarle su devoción y a las ocho el monumento de la JLF será el primero en arder

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Las fiestas josefinas llegan hoy a su recta final con dos momentos muy especiales, la ofrenda y la cremà, que pondrá el broche de oro a unos días intensos de Fallas. Más de un centenar de policías y voluntarios velarán en Dénia por la seguridad en estas dos citas tan esperadas por los falleros de la ciudad.

El amplio despliegue previsto para esta jornada incluye cuarenta agentes de la Policía Local y 30 efectivos de Protección Civil. A ellos hay que sumar la Policía Nacional y una treintena de bomberos que se encargarán, con ocho autobombas y cuatro vehículos ligeros, de asegurarse de que las llamas no afecten a los edificios colindantes y que las cenizas se apaguen por completo antes de retirarlas.

El comisario jefe de la Policía Local, José Martínez Espasa, explicó ayer que una docena de agentes trabajará por la mañana para cubrir la ofrenda de flores a la Mare de Déu, que comenzará a las 11.30 horas. Por la tarde el dispositivo contará con otros doce efectivos para hacerse cargo de la cremà de las fallas infantiles, mientras que el turno de noche, encargado supervisar cómo arden los monumentos grandes, estará dotado con 16 personas.

Asimismo, Martínez Espasa detalló que una treintena de voluntarios de Protección Civil participarán en las tareas programadas para garantizar la seguridad en las fiestas. La mitad serán de Dénia y los otros llegarán a la capital de la Marina Alta desde otras poblaciones. Todos ellos estarán de guardia desde las 18 horas hasta que concluya la cremà.

También aprovechó para pedir a la población que haga caso de las indicaciones de los agentes y que extremen la precaución cuando utilicen cohetes. En ese sentido, el comisario jefe indicó que los petardos deben manipularse con cuidado que no deben tirarse en las papeleras o en las alcantarillas. Respecto al desarrollo de estas fiestas y a las incidencias registradas, hizo hincapié en que «de momento están siendo tranquilas».

La jornada de ayer resultó bastante calmada tras la resaca de los premios del domingo. La 'despertà' en los distritos sirvió para poner en pie a los falleros, que después se dedicaron a hacer visitas a las distintas demarcaciones. Una de las paradas, tanto, de las comisiones como de JLF y las falleras mayores de Dénia, Amparo Petrie y la pequeña Neus Suárez, fue para saludar a los representantes del Hogar del Jubilado, con los que después bailaron.

Por la tarde tuvo lugar el homenaje a las falleras mayores de Centro, Saladar, Diana y Port Rotes. A continuación fue el turno de la entrada de bandas , seguida de la mascletà nocturna en la plaza Jaume I y las verbenas hasta las cuatro de la madrugada.

Hoy, tras la misa en honor a Sant Josep, comenzará la ofrenda de flores, que partirá desde Marqués de Campo, irá por Diana y Magallanes hasta llegar a la plaza del Convent. El censo de falleros de la capital comarcal llega ya a los 2.500 inscritos, pero en este acto, uno de los más esperados, son muchas las personas que se visten para la ocasión y se unen a las comisiones para portar sus ramos a la Mare de Déu como muestra de su devoción.

Un 5% más

Este año las flores que se utilizarán rondarán un 5% más que el pasado año y estarán cerca de las 11.000 las que se use para los ramos, según apuntó e l presidente de la Junta Local Fallera, José Vicente Benavente. Muchos festeros mirarán atentos al cielo, por si la lluvia hiciese acto de presencia. Benavente comentó que si cae poco se mantendrá el desfile.

La Nit de la cremà arrancará a las 20 horas con la falla de la JLF. Treinta minutos después les tocará a las infantiles de Primera, excepto la ganadora, que arderá a las 21 horas, igual que las de Especial. Después será el turno de la vencedora de esa categoría. Los monumentos grandes se empezarán a quemar de forma escalonada a partir de las 22.30 horas y a Centro, la triunfadora, le prenderán fuego a las 1.30 horas.