Calp sancionará a las personas que no recojan los excrementos de sus mascotas

R. C.CALP.

El equipo de gobierno de Calp quiere acabar con el problema de las heces de mascotas abandonadas en las calles. Por ello ha decidido modificar la ordenanza de convivencia ciudadana en el espacio público con el fin de multar a las personas que dejen las defecaciones de sus animales en la vía pública.

El objetivo de estas modificaciones, indicaron desde el ejecutivo, es «concienciar a los ciudadanos de mantener la salubridad de la vía y espacios públicos y evitar la degradación del mobiliario urbano».

Hasta el momento, pese a que se establecía en la ordenanza de limpieza viaria la obligación de recoger las heces de las mascotas, no existía una sanción tipificada en las ordenanzas municipales. Ahora se pretende regular como infracción grave no recoger los excrementos, así como no diluir la orina.

Por ello se obligará a los dueños de las mascotas a llevar un botellín desinfectante para diluir las micciones que realicen los animales en la calle.