Calp intensifica la vigilancia para poner freno a los vertidos irregulares en los contenedores

R. C.CALP.

El Ayuntamiento de Calp quiere acabar con el mal hábito de algunos usuarios de verter los desechos de forma irregular en los contenedores del municipio. Para ello ha decidido ampliar la vigilancia alrededor de los containers y en áreas no habilitadas para ello.

La decisión se debe al aumento de vertidos incontrolados de restos de podas y otros materiales por parte de particulares y empresas. Desde el ejecutivo entienden que la dispersión urbana de la localidad del Penyal d'Ifac favorece este tipo de actuaciones negativas que a la postre dificultan la recogida ordenada de los residuos vertidos.

Para «evitar problemas de salubridad pública», desde el equipo de gobierno se ha dado orden a la Policía Local para que extreme la vigilancia de cualquier tipo de vertido incontrolado. Cuando los agentes descubran a una persona cometiendo dicha infracción procederán a la identificación de las personas y la aplicación, si procede, de la sanción correspondiente.

Desde el ejecutivo recuerdan que los particulares pueden depositar los restos de podas en el Punto Blanco, ubicado en la avenida del País Valencià, en cuanto a los profesionales del sector han de llevar los restos de poda al vertedero autorizado. «Está prohibido arrojar este tipo de vertido en la vía pública, solares o espacios libres ya sean de propiedad pública o privada».