Buscan una familia para que se encargue de mantener la ermita de la Font Santa de Teulada

Imagen de la ermita de la Font Santa, situada en el término municipal de Teulada Moraira. / LP
Imagen de la ermita de la Font Santa, situada en el término municipal de Teulada Moraira. / LP

El Ayuntamiento y la Iglesia firman un convenio para ofrecer la vivienda situtada en el recinto a cambio de que su cuidado

B. ORTOLÀ TEULADA MORAIRA.

En el municipio de Teulada Moraira andan en busca de un ermitaño. Quieren encontrar a alguien que se encargue del mantenimiento de la ermita de la Font Santa, situada entre ambos núcleos de población, a unos 100 metros de la CV-743.

Se trata de una edificación que conmemora la visita de Sant Vicent Ferrer al municipio para encontrarse con su hermana, Constança, que vivía en el municipio teuladino. Según la tradición, el santo hizo brotar agua en este punto a petición su pariente. De ahí le viene el nombre a este lugar que sirve de peregrinación a miles de personas a lo largo del año.

A pesar de la devoción que le procesan muchos de los vecinos, así como el elevado número de visitas que recibe este enclave religioso, desde hace tiempo que no cuentan con un ermitaño. Por ello, a través de un convenio entre la Iglesia y el Ayuntamiento, se ofrece la casa, recientemente rehabilitada, con la que cuenta el recinto a cambio de realizar las tareas de mantenimiento necesarias.

Entre 50 y 100 personas peregrinan diariamente hasta este enclave religioso

A pesar de la suculenta oferta, de momento nadie ha ocupado la plaza. «Sería muy importante conseguir que una familia viviese allí para mejorar su mantenimiento», comentó ayer Vicente Vallés, el presidente de la Associación VI Centenari'.

Además del cuidado del recinto, los inquilinos aportarían seguridad a la zona, que ha sido víctima de algunos actos vandálicos en los últimos meses. De hecho, el las pasadas fiestas de Semana Santa, robaron un banco metálico que había en el recinto donde se ubica la famosa fuente. «Se trataba de un asiento de hierro forjado de mucho peso, por lo que no pudo ser solo una persona, tuvieron que ser mínimo tres, y con un vehículo de tamaño considerable», indicó Vallés.

El banco, apuntó, no tenía un valor económico considerable, aunque si guardaba cierta emotividad puesto que lo regalaron una de las quintaes del municipio hace años.

El robo no ha sido el único incidente registrado en este lugar de culto. Según relató el presidente de la asociación, hace dos meses unos vándalos quemaron un cartel sobre el Año Jubilar Vicentino que se celebró el pasado mes de abril.

Y hace unos años, concretamente en el 2000, otros individuos destrozaron a martillazos el mosaico de cerámica situado en la dependencia donde se encuentra la fuente, «fue una salvajada», lamentó Vallés.

Se trataba de un mural que representa el momento en el que Sant Vicent hace brotar milagrosamente el agua y que fue colocado en el año 1975 con la última restauración de la ermita.

Estos casos, especialmente el que tuvo lugar en las fiestas de Pascua, «entristecieron a muchos de los vecinos». Incluso alguno de ellos decidió aportar su grano de arena para que no vuelvan a repetirse este tipo de actos.

Ximo Ivars, vecino de la localidad, que actualmente reside en Xàbia y que regenta una empresa de seguridad, ha decidido costear un sistema de vigilancia para este recinto. Se trata de una cámara que estará situada en las dependencias donde se encuentra la fuente.

Este sistema de vigilancia constará de una cámara que grabará las dependencias que fueron asaltadas las 24 horas, «la asociación dispondrá de acceso directo a las imágenes cuando quiera».

Con este nuevo sistema de vigilancia los miembros de la asociación esperan que no vuelvan a haber robos, «es una medida disuasoria, ahora se lo pensarán dos veces».

Desde la asociación 'VI Centenari' agradecieron el gesto, «nos gusta que este parte de la ermita esté abierto al público tanto por el día como por la noche. Por aquí pasan al día entre 50 y 100 personas. De hecho alguno de los peregrinos definió este lugar como una clínica de urgencias abierta las 24 horas del día».