Benitatxell incluye en el Plan General la recuperación de 20 kilómetros de senderos

Varios excursionistas discurren por una de las sendas. / LP
Varios excursionistas discurren por una de las sendas. / LP

Se trata de sendas tradicionales que discurren por cuevas, acantilados, yacimientos prehistóricos y riuraus del término municipal

R. B. BENITATXELL.

El Ayuntamiento de Poble Nou de Benitatxell está dispuesto a recuperar parte de su patrimonio natural. Para ello ha incluido en el nuevo Plan General de la localidad la recuperación de 20 kilómetros de sendas tradicionales del término municipal. En ellas se incluyen parajes de alto valor histórico, como los acantilados, antiguas cuevas de pescadores, refugios, yacimientos prehistóricos, hornos morunos y riuraus.

Las rutas y sendas que ahora se conectarán son la de la Falla Moraig, la de los Acantilados, la de la Cala Testos y la de la Serp.

Los senderistas podrán seguir un itinerario catalogado de las diferentes rutas recorren el territorio poblero desde los acantilados a la zona de interior. En ellos podrán descubrir zonas de pesca ancestral, refugios, hornos morunos de cal, hornos y cuevas. Estas últimas, construidas a finales del siglo XIX y principios del XX, todavía se pueden realizar íntegramente y son uno de los atractivos más importantes de la Ruta dels Penya-segats que une las calas del Moraig y del Llebeig. Tienen una edificación muy elemental, donde la pared de piedra delimita el espacio del habitáculo para protegerlo de la lluvia y el sol.

Los pescadores y agricultores de la zona eran los que principalmente las usaban para poder llegar a sus pequeñas franjas de tierra cultivable. También las utilizaban los contrabandistas, quienes esperaban ocultos la llegada de laúdes o balandros cargados de tabaco, telas y otras materias con las que pudiesen comerciar posteriormente.

En cuanto a las cuevas, todavía conservan el nombre de sus propietarios a pesar del paso de los años. Así pues, la Cova les Morretes, Cova del 'ti Domingo l'Abiar', Cova de 'Pepet del Morret', la Cova del 'ti Toni el Senyalat' y la Cova del Morro del Bou preservan un pedazo de la historia de sus moradores.

Actuación previa

Con la recuperación de estas viejas sendas, el ejecutivo poblero sigue apostando por la conservación de su patrimonio histórico, tal y como hizo recientemente con la senda de la Serp para que forme parte del atractivo turístico de la localidad. El consistorio ha adecuado y señalizado con paneles informativos con el objetivo de que se convierta en una ruta de senderismo. Una intervención que a supuesto una inversión de 7.042 euros.

La ruta toma el nombre de las formas serpenteantes que caracterizan las crestas que nacen a los pies del Puig Llorença, justo desde donde parte el camino sinuoso que daba acceso a los bancales de cultivo, corrales y hornos de cal. Según los historiadores, la tradicional senda era utilizada desde tiempos ancestrales por los agricultores del Poble Nou Benitatxell para desplazarse a pie entre diversos espacios del Puig Llorença.

Fotos

Vídeos