Los bastoncillos de oídos y las colillas, entre los desechos en Punta del Raset

El grupo de voluntarios junto a los residuos que consiguieron retirar de la playa. / LP
El grupo de voluntarios junto a los residuos que consiguieron retirar de la playa. / LP

Los voluntarios de la recogida de basuras en esta playa de Dénia denuncian el «abandono de la zona donde se realiza botellón»

R. D. / B. O. DÉNIA.

Orines, excrementos y una gran cantidad de restos de basura como colillas de cigarrillos, plásticos o bastoncillos para los oídos son algunos de los residuos retirados por un grupo de voluntarios, promovida por #Mójate! y las Brigadas Playas Limpias de la provincia de Alicante, que realizaron una jornada de limpieza en la playa Punta del Raset de Dénia. Se trata de un enclave que cuenta con un alto valor paisajístico al conservar un pequeño bosquecillo de tamarindos y una pequeña zona dunar con vegetación que, con la llegada del buen tiempo, sufre los efectos del incivismo de algunos que la visitan.

Durante la época estival, en esta playa urbana aumenta la presencia de jóvenes que se reúnen allí para realizar botellón. Por ello, aumenta la presencia de botellas de vidrio y botes de refrescos y cerveza, así como vasos de plástico y pajitas.

En el resto de la playa y en la zona de las dunas también se han hallado restos de globos, envoltorios de caramelos, pajitas y vasos desechables y trozos de plástico de diverso tamaño.

La normativa del Ayuntamiento ya contempla multas de 300 a 1.500 euros

Lo que más preocupa a este grupo de voluntarios que participó en la limpieza es la presencia de colillas de cigarrillos, «es sangrante pues se han recogido cientos de ellas en todo el lugar». Recuerdan que este tipo de residuos contienen metales como el cadmio y el arsénico que acaban contaminando el medio marino. «Es necesario concienciar a la ciudadanía para que deje de utilizar las playas como si fueran un cenicero», inciden.

El objetivo de la limpieza de la playa Punta del Raset, comentan, es doble. Por un lado pretenden «levantar la conciencia de la ciudadanía de la necesidad de limpiar la playa que utiliza para que todos estos residuos no acaben en el mar y maten a miles de animales marinos».

En segundo lugar, quieren «dar un toque de atención al Ayuntamiento de Dénia para que cuide su patrimonio ambiental marino y dé respuesta a necesidades concretas obvias». Según indican, éstas son la limpieza en profundidad de la playa, rocas y todo el sistema dunar; la instalación de aseos portátiles; la puesta de más papelera, así como de cartelería en la que se pida la colaboración ciudadana para mantener siempre limpia la playa. Y reclaman la «instauración de multas a todo aquel que deje un residuo sobre la arena».

Ante estas demandas, desde el equipo de gobierno recuerdan que la normativa de las playas ya se contemplan las multas por este tipo de conductas. Según el concejal de Medio Ambiente, Josep Crespo, dejar colillas u otro tipo de residuos en cualquiera de las playas conlleva multas entre los 300 y los 1.500 euros, dependiendo de la gravedad.

En cuanto a los botellones en ese paraje, el responsable de Medio Ambiente asegura que el ejecutivo está al tanto del aumento de este tipo de encuentros, aunque remarca la «dificultad acabar con ellos, cuando se les aprietas en una zona, deciden irse a otra». Crespo también apunta que se ha aumentado el dispositivo de limpieza en esa playa «para mantenerla lo más limpia posible».

Fotos

Vídeos