Una banda de ladrones mantiene atemorizados a los vecinos de los cinco pueblos de la Rectoria

Fachada del establecimiento en Benimeli donde han intentado entrar varias ocasiones. / B. ortolà
Fachada del establecimiento en Benimeli donde han intentado entrar varias ocasiones. / B. ortolà

Los afectados aseguran que en las primeras semanas del año se registraron cerca de veinte robos y han presentado denuncias ante la Guardia Civil

B. ORTOLÀ

Los vecinos de la Rectoria están preocupados por los robos que se están produciendo desde principios de año en la zona. Aseguran que en tan sólo las tres primeras semanas de enero se han producido una veintena de casos entre sus cinco localidades (Ràfol d'Almúnia, Sanet i Negrals, Sagra, Tormos y Benimeli).

Se trata de una situación que ya vivieron hace apenas un año, cuando otra oleada de robos puso en alerta a vecinos y autoridades. De hecho, muchos de los vecinos destacan que el modus operandi es el mismo, generalmente roban cuando no hay nadie en casa. Son contadas las veces que el propietario de la vivienda estaba mientras se perpetraba el robo, «da la impresión de que hay alguien que está vigilando nuestros pasos. Si alguna vez se han coincidido ladrón y dueño de la casa es por un descuido de los primeros», apuntó ayer un vecino de Sagra.

Afirman además que en la mayoría de los casos, los amigos de lo ajeno actúan por partida triple en una misma noche, «suelen robar a tres casas que están muy cercas entre ellas».

Los dueños de algunas casas se plantean cambiar de localidad tras sufrir varios robos

En cuanto a las pertenencias que suelen sustraerse, la mayoría de los vecinos comentaron que echaron en falta dinero y joyas, «van a lo que van, saben que tienen poco tiempo y tampoco quieren cargar con bultos muy pesados». Aunque es la tónica habitual, en algunos casos los cacos arrasan con todo. Es lo que le pasó al hijo de Alejandro Mut, un vecino de Sanet i Negrals, al que desvalijaron su vivienda el pasado mes de enero, «incluso se llevaron algunos pares de zapatos».

A Mut y su familia les tienen tomada la medida. Según explicó, ya les han robado una decena de veces: «En mi casa entraron en enero de 2018, se llevaron algo de dinero y joyas principalmente. Pero justo un año después arrasaron en casa de mi hijo, cogieron todo lo que pudieron».

Este vecino de Sanet i Negrals denunció que le han robado hasta en ocho ocasiones en el almacén que tiene en Ràfol d'Almúnia. Incluso de una caseta situada en un de sus huertos de naranjos le sustrajeron un grupo electrógeno. «En mi familia estamos desolados, incluso mi mujer me ha dicho muchas veces que nos vayamos a vivir a otro sitio».

A otra familia de la misma localidad les entraron en su domicilio y les robaron joyas y algún objeto más, pero les hicieron una buena faena puesto que les rompieron tres puertas de entrada a la casa. Por suerte, comentó la dueña, «ni nosotros ni mi hija estaban en casa, porque no sabemos que hubiera pasado».

Otra de las vecinas, Araceli de Benimeli, le han entrado en su tienda varias ocasiones. Una de ellas fue de noche, «incluso cortaron la luz de la plaza para que no les viera nadie». Los ladrones accedieron por una ventana trasera y le robaron las cajetillas de tabaco, «sabían lo que buscaban». Araceli aseguró que lo han intentado alguna vez más, pero no lo han conseguido, «mi marido tuvo que reforzar las ventanas».

Esta nueva oleada de delitos preocupa en Sanet i Negrals. De hecho tanto en la urbanización Montesano como en el resto del término municipal se ha visto golpeada en las últimas semanas por varios robos. También están intranquilos en Sagra. Varias viviendas de este municipio también se han visto afectadas, especialmente por las zonas situadas a las afueras, aunque no se ha librado ni el Ayuntamiento.

Uno de sus trabajadores relató ayer que hace ya meses, al abrir el edificio, vio que habían revuelto todos los archivos de los dos despachos de la entrada. Pero «tan sólo se pudieron llevar unos pocos euros que tenemos aquí por si hay que pagar algún paquete de correos», indicó.

Este mismo trabajador sufrió otro robo en su casa, aunque «por suerte» la alarma desalentó a los ladrones a seguir con la faena: «Fue un día que nos fuimos fuera del pueblo, ya estábamos volviendo hacia casa cuando nos llamaron los de la empresa de la alarma, al llegar vi que se habían largado por la puerta trasera. Por suerte no tuvieron tiempo a llevarse muchas cosas, unas pocas joyas, incluso alguna les cayó por la escalera de la casa durante la huida».

Aunque los vecinos incidieron que no tienen noticias de detenciones, muchos apuntaron en una misma dirección. «Sabemos de quién se trata, son varias personas que merodean por la zona, ya se lo hemos dicho a las autoridades, pero nos han dicho que si se no les pilla con las manos en la masa no se les va a poder detener», dijeron.

Más