Un ascensor, mejoras en el teatro y nuevas canastas, principales inversiones en Pego

Los ediles de la corporación pegolina durante la sesión plenaria celebrada ayer. / B. Ortolà
Los ediles de la corporación pegolina durante la sesión plenaria celebrada ayer. / B. Ortolà

El ejecutivo aprueba los presupuestos de este año, que ascienden a 10,6 millones, y la oposición critica que se trata de unas cuentas «continuistas»

B. ORTOLÀ

«Se trata de unos presupuestos realistas». Así definió el concejal de Hacienda de Pego, Carmelo Ortolà, las cuentas del Ayuntamiento para este año, aprobadas ayer en un pleno extraordinario. Un total de 10,6 millones de euros de los que las inversiones más destacadas son la sustitución del ascensor del Ayuntamiento, la renovación del teatro municipal o de las canastas del polideportivo.

Los últimos presupuestos que defendió Ortolà como edil de la corporación (ya anunció que no se presentará a las elecciones) fueron respaldados por el equipo de gobierno (PSPV y Ciutadans Pego), pero no contaron con el beneplácito de la oposición, puesto que Compromís y el edil no adscrito, Simón Ortolà se opusieron, y PP y Volem se abstuvieron.

Según Ortolà, se trata de un proyecto económico «honesto y mejorado respecto a 2018», de hecho cuenta con cerca de 300.000 euros más que en el ejercicio de 2018. Aunque en el capítulo de inversiones en bienes e infraestructuras la cuantía ha bajado cerca de 68.000 euros, para este año inicialmente se ha quedado en 266.000 euros.

De esta cantidad destaca una partida de 32.000 euros para renovar el ascensor del edificio del Ayuntamiento. Se trata de una actuación que estaba contemplada en los presupuestos de 2018 y que finalmente no se llevó a cabo porque «el ascensor no es standard, tiene unas medidas específicas y desde que se pidió el pasado año no se ha podido terminar». El cambio, explicaron desde el ejecutivo, se debe a que el actual elevador «está obsoleto, tiene más de 30 años y cada dos por tres se queda atascado con gente dentro».

Otra de las inversiones previstas, 22.000 euros, será la instalación de una línea de vida en el teatro municipal. Se trata de una barandilla sujeta en el techo del recinto cultural que servirá como salvaguarda para los operarios. De hecho el ejecutivo ha decidido incluir esta actuación en el presupuesto para que no se repita el incidente que sufrió uno de los trabajadores municipales mientras arreglaba la iluminación del teatro para la representación de una obra.

El proyecto de rehabilitación del Castell d'Ambra también se ha incluido en las cuentas de 2019. Es un proyecto de recuperación del enclave histórico que cuenta con el apoyo económico de Europa a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) El importe del proyecto es de 100.000 euros, de los cuales el consistorio pegolino deberá hacerse cargo del 21%.

El gobierno local también quiere abordar la mejora del edificio del antiguo colegio Cervantes, que actualmente usan las distintas asociaciones del municipio. Por ello se ha incluido una partida de 2.500 euros para la redacción del proyecto.

Elitómetro y desfibriladores

El edil de Hacienda también dio cuenta de algunas inversiones más, como los 13.000 euros destinados a la renovación de las seis canastas del recinto polideportivo 'La Trilladora'. En el aspecto deportivo contará con 14.000 euros más para el mantenimiento de todas las instalaciones. En otros apartados, destacan también la compra de etilómetro y dos emisoras de radio portátiles, así como desfibriladores para los centros escolares.

Ortolà también explicó que el consistorio está pendiente de la venta de tres inmuebles por un valor de 55.000 euros, dinero que, si finalmente llega a las arcas municipales, se destinaría para la mejora del asfaltado de las calles el municipio.

Los ediles de la oposición mostraron su desencanto con el presupuesto presentado por el ejecutivo, que tildaron de «continuista». Los ediles de Compromís afirmaron que el gobierno «no tiene ninguna línea de actuación definida a la vista de estas cuentas. Son prácticamente iguales a las de 2018». Además echaron en falta «más propuestas en el apartado de medio ambiente»; y también participación ciudadana, «que creemos que es muy poca o nula».