Las Provincias

El gobierno de Gata denuncia deficiencias en tres obras hechas hace apenas un año

En el municipio de Gata de Gorgos no han quedado muy contentos con las tres obras que ha llevado a cabo la Diputación de Alicante durante la presente legislatura. Según denuncian desde el Ayuntamiento, las tres actuaciones presentan deficiencias que no han sido subsanadas «a pesar de haber interpuesto numerosas reclamaciones».

Se trata de un problema que está afectando a la vida cotidiana de los vecinos. Principalmente a los que viven en la calle Trossets y Xaló, donde cada vez que llueve tienen que achicar el agua de dentro de sus casas.

El problema es la ampliación de las aceras, justo a ambos lados del paso de peatones. Según explicó el concejal de Obras Públicas, Jaume Monfort, «al estar situadas al nivel de la acera, facilita que se acumule el agua y ésta acabe por entrar en las viviendas». Monfort comentó que a este inconveniente hay que sumar los problemas de señalización en la misma calle, por la que se accede a la N-332.

El edil de Obras confirmó que el ayuntamiento ha trasladado estos problemas a la Diputación «en repetidas ocasiones. Explicó que desde el estamento provincial les aseguraron el pasado mes de marzo que visitarían el municipio para comprobar el problema con las aceras pero «no ha venido nadie». En cuanto a la poca visibilidad en la intersección con la N-332, Monfort aseguró que la solución que ofreció el técnico de Diputación es «que no pasen por esa calle».

Otra de las quejas del consistorio de Gata es sobre la obra efectuada en la calle Paet. La Diputación terminó la sustitución del alcantarillado y el reasfaltado de la calle en el mes de abril, a pesar de que el plazo que estableció para finalizar la actuación era en enero. Además, aseguraron desde el ayuntamiento, «las obras todavía no están recepcionadas». El problema en esta calle es el estado del asfaltado, que a pesar de no contar todavía con un año, «parece que se tenga hace veinte».

El edil explicó que el material utilizado para asegurar los adoquines «era de mala calidad», por lo que la lluvia lo arrastró y mezcló con el asfalto «dejando un color turbio y poco uniforme». La respuesta a estos problemas, según apuntó Monfort, es la misma que en la calle Paet, «no han hecho ninguna revisión, a pesar que el ayuntamiento ha tenido que hacer ya dos reparaciones».

La tercera actuación que presenta problemas es la renovación de la Plaça Nova, donde se sustituyó el alcantarillado, las tuberías del agua, se reasfaltó la zona y se instaló un baño público. Según apuntaron desde el consistorio, el alicatado del baño «está muy deteriorado», al igual que el asfalto.

Para los ediles de Gata, la «dejadez de Diputación afecta a los vecinos y a este ayuntamiento, pues tiene un coste político para nosotros».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate