Dénia se llenará de obras en verano al empezar siete de los 15 proyectos del Plan Confianza

La antigua lonja de Dénia permanece cerrada a la espera de que se lleve a cabo el proyecto de rehabilitación. :: R. González/
La antigua lonja de Dénia permanece cerrada a la espera de que se lleve a cabo el proyecto de rehabilitación. :: R. González

La rehabilitación de la lonja, el soterramiento de contenedores en Jesús Pobre y la reurbanización del camí del Cementeri comenzarán en junio

R. GONZÁLEZ

Las esperadas obras del Plan Confianza van a tomar Dénia este verano. Siete de los 15 proyectos previstos dentro del Plan Especial de Apoyo a la Inversión Productiva en Municipios de la Comunitat Valenciana que sufraga la Generalitat se empezarán entre junio y agosto. Y otro que estaba paralizado, el plan de reasfaltado de calles, se retomará.

La edil de Territorio y Calidad Urbana, Maria Josep Ripoll, compareció ayer para anunciar que en breve comenzarán los trabajos. Las tres primeras actuaciones de este paquete estival están previstas ya para el próximo mes. En junio se acometerán la reurbanización del camí del Cementeri, la rehabilitación de la antigua lonja y el soterramiento en Jesús Pobre de tres puntos de contenedores.

El coste de proyecto del camí del Cementeri ronda los 543.000 euros y estará acabado en cinco meses. Los trabajos en la lonja ascenderán a 991.403 euros y el plazo de ejecución se sitúa en un año, mientras que la inversión para el soterramiento alcanza los 135.000 euros.

Además, dará inicio la segunda fase del plan de reasfaltado, que quedó aparcado mientras se acababan otras obras en los viales. Ahora será el turno de las avenidas de Alicante, y Montgó, la plaza Jaume I y las calles Pedreguer, Sertorio, Lepanto, Independencia, Xàbia y Atzúvia.

El resto de actuaciones que se empezarán a ejecutar durante el periodo estival son el alumbrado en la avenida Joan Fuster, presupuestado en 73.110 euros; la instalación de nuevo alumbrado y mejora de la eficiencia energética en el pabellón deportivo de Joan Fuster, estimado en 189.000 euros; las mejoras en la iluminación y señalización del castillo, que se realizarán durante seis meses por un valor de 400.000 euros; y la construcción de la nueva estación provisional de autobuses. El plazo para este último proyecto es de 12 meses y costará alrededor de 290.000 euros.

Respecto a las molestias que puedan causar, Ripoll recordó que las empresas adjudicatarias de las obras conocer la ordenanza que regula los horarios y los niveles de ruido en verano. La edil subrayó que durante las horas de descanso, entre las tres y las cinco de la tarde, no se superarán los topes permitidos.

Tras la temporada alta, a partir del mes de septiembre, está proyectado el inicio escalonado del resto de proyectos pendientes del Plan Confianza. Así, se procederá a la reurbanización de las calles Sant Francesc y Sandunga. En el próximo otoño llegará el turno de la rotonda del cruce de la avenida Joan Fuster con Diana, actuación que licitará el ayuntamiento.

Entre otoño e invierno están programadas varias reurbanizaciones de viales. En concreto afectará a un tramo de la calle La Mar, Colón y la plaza Archiduque Carlos. Para 2018 quedará la última propuesta, la rehabilitación de la casa de la Marquesa Valero de Palma.

Estas obras coincidirán con los trabajos, pertenecientes al Plan Provincial de Cooperación a las Obras y Servicios Municipales, que acaban de arrancar en la calle Fontanella para su peatonalización. En este momento se están desarrollando las catas para identificar el trazado de los servicios que discurren soterrados para ver cómo van a enfocar la actuación.

La edil de Territorio aprovechó para anunciar que el Ayuntamiento de Dénia volverá a presentar al Plan de Obras y Servicios de la Diputación el proyecto de reurbanización de la plaza de Valgamediós, la calle Pare Pere y la plaza del Tenor Cortis, después de que fuera denegado en la última convocatoria. Según señaló, será la misma propuesta ya preparada el pasado año.

En respuesta a las críticas del PP, Ripoll recalcó que lo que se presenta es una memoria valorada, un documento «genérico, no el definitivo». Y subrayó que la actuación incluye catas arqueológicas, para lo que se destina una partida de 40.000 euros. Además, comentó que en febrero se reunieron con los vecinos de la zona para explicarles el proyecto y para conocer sus ideas y propuestas al respecto.