Benissa culpa al PP de quedarse sin inversiones al bajar los ingresos por IBI en 424.000 euros

El tripartito reconoce que hay más de dos millones de superávit pero que al reducirse la entrada de dinero por ese impuesto se ven obligados a recortar los gastos

R. GONZÁLEZ

La liquidación de los presupuesto del pasado año reflejan un superávit, con un remanente de más de dos millones de euros, según explicó ayer el concejal de Hacienda de Benissa, Fernando López. Pese a ello, el nuevo equipo de gobierno, comandado por Reiniciem, anunció ayer que las inversiones «van a pasar a cero euros en 2017» debido a la herencia del anterior ejecutivo. En concreto, el edil lo achacó a la baja del IBI aprobada por el PP y que supone una reducción en los ingresos de 424.000 euros por este impuesto.

La primera comparecencia conjunta de los integrantes del tripartito fue para aclarar que el anterior ejecutivo había dejado el ayuntamiento «bajo mínimos» y eso les llevará a tener una «economía de guerra», apuntó el responsable de Hacienda. «El PP nos ha dejado sin ingresos y sin un presupuesto», lamentó.

López detalló que esta situación que se han encontrado, al no poder recurrir al superávit, les llevará a no poder llevar a cabo actuaciones como un plan de empleo o a acometer en obras necesarias como acabar la remodelación de las antiguas escuelas, la peatonalización de la plaza o incrementar los servicios en la zona costera. En su opinión, la segunda bajada del 8% en el IBI que fue «irresponsable» y ahora no tienen capacidad de mejorar la vida de los vecinos de Benissa como ellos desearían.

Al respecto, incidió en que están trabajando a toda máquina para contar lo antes posible con unas nuevas cuentas, pues ahora están con los presupuestos prorrogados. La intención es que los nuevos estén acabados en el plazo de un mes.

Para tratar de contar con algo de dinero para inversiones, buscarán la manera de ahorra en algunas partidas. Según Fernando López, se reducirán los gastos protocolarios y en publicidad, se evitarán duplicidades.

«Hipotecados»

López compareció ayer junto al portavoz del equipo de gobierno, el socialista Manolo Juan, y el concejal de Creama, Xavi Tro, de Compromís. Tro subrayó que «nos vemos hipotecados» por la decisión de los populares de rebajar el IBI. Comentó también que la cuantía que se deja de ingresar en las arcas municipales por las dos últimas reducciones de este impuesto asciende a unos 860.000 euros, lo que equivale al presupuesto que tiene la empresa municipal Benissa Impuls.

Además, apuntó que espera que la postura del PP a la hora de aprobar las próximas cuentas sea «una abstención responsable».

Por su parte, Manolo Juan insistió en que el equipo de gobierno ahorrará todo lo posible para hacer alguna inversión. El portavoz del ejecutivo hizo hincapié en que la demora en el presupuesto de este año responde a que están mirando en qué capítulos se puede reducir el gasto.

También recordó que, pese a tener superávit, el ayuntamiento solo puede usar una pequeña parte y en tienen que ser obras financieramente sostenibles. Además recalcó que al tener menos ingresos la ley les obliga también a tener menos gasto para que al final haya superávit. Y adelantó que en breve se recibirá una parte de los 135.000 euros del Fondo de Cooperación Municipal.

Aunque todavía es pronto para pensar en los presupuesto del próximo año, cuando todavía no tienen cerrados los del actual ejercicio, el edil de Hacienda reconoció que van a estudiar la manera de revertir la última de las dos bajadas de IBI, ambas de un 8%. Eso implicaría una subida de este impuesto para 2018.