Xàbia redacta un nuevo plan municipal de prevención de incendios forestales

El documento planificará medidas para reducir el riesgo de fuego así como para dar más oportunidades a los medios de extinción

R.X.

El Ayuntamiento de Xàbia ha empezado a trabajar en un nuevo plan municipal de prevención de incendios forestales con el que afrontar el riesgo de sufrir siniestros que, por la tipología urbana del municipio, afectan a zonas con una elevada densidad de viviendas.

Para ello, el consistorio contará con los servicios de una empresa especializada que ayer mantuvo una reunión con los agentes implicados como los Bomberos, la Policía Local y Nacional, la Guardia Civil, las brigadas forestales, Protección Civil o Cruz Roja entre otros para conocer las necesidades de la zona.

En dicho encuentro, el ingeniero responsable, Ferran Dalmau, explicó que se deben centrar los esfuerzos en las zonas de la interfaz forestal, es decir, en la que están en contacto bosque y urbanizaciones.

Dalmau remarcó que hay cuatro pilares en los que se debe enfocar el trabajo, la planificación, la gestión de las selvicultura, la buena dotación de hidrantes y la creación de cortafuegos, así como la formación de los vecinos «para que en caso de incendio sean útiles y no perjudiquen el trabajo de los profesionales».

El técnico reveló que el dispositivo desplegado en Xàbia cuando ardió la Granadella puede costar unos 600.000 euros al día. Por ello recalcó que es mucho más provechoso para la sociedad destinar el dinero público a cuidar el monte que después gastar grandes sumas de dinero en los dispositivos contra incendios. «Es mejor invertir en el verde para no gastar en el negro», matizó.

Desde la empresa especializada matizaron que las medidas técnicas en las que ya trabajan serán sobre todo prácticas y encaminadas tanto a reducir las causas de riesgo de incendio como a aumentar las oportunidades de apagarlo.

Por su parte, el alcalde del municipio, José Chulvi señaló que el consistorio xabiero «está muy concienciado en la necesidad de estar lo mejor preparados posibles ante cualquier fuego».

Para el primer edil, esta preparación «ha de extenderse no solo a la administración y al personal que se moviliza en las tareas extinción, sino también a los residentes de urbanizaciones que conviven con masas forestales». En este sentido destacó que tras una primera fase de recogida de información técnica, la empresa empezará a trabajar con los vecinos para darles las claves necesarias para que, en caso de un incendio, se conviertan en parte de la solución y no del problema.

Chulvi también avanzó que este año se hará en Xàbia un nuevo curso de habilitación de voluntarios para poder trabajar en la extinción de fuegos y se les dotará con más equipamiento, en parte gracias a las muchas donaciones recibidas de la ciudadanía.

Por último, el primer edil explicó que a raíz de los trabajos previos llevados a cabo para este plan de prevención de emergencias «se ha decidido aglutinar en una única concejalía las competencias en Seguridad Ciudadana y Protección Civil, para mejorar la coordinación entre cuerpos profesionales y de voluntarios».