La logia Diana resurge en Dénia casi un siglo después de su última reunión oficial

El interior de la Logia Diana, que vuelve a levantar sus columnas. :: LP/
El interior de la Logia Diana, que vuelve a levantar sus columnas. :: LP

El colectivo masónico recibirá mañana sábado su consagración bajo la orden internacional y mixta del Derecho Humano

ALBA COBOS

La logia Diana levanta sus columnas de nuevo, casi cien años después de su última reunión documentada, la tenida del año 1923. Mañana sábado la asociación masónica será reconocida bajo el amparo de la orden internacional del Derecho Humano, por parte de su gran comendador y representante en España, junto con seis dignatarios. Durante la ceremonia tendrá lugar el ágape y el levantamiento de columnas, ritual al que sólo podrán acudir miembros de la logia.

Alrededor de veinte hermanos constituyen esta asociación masónica, entre los que se encuentra el venerable maestro, Juan Martínez. Esta organización se rige bajo el rito escocés antiguo y aceptado, el más difundido en la masonería.

Hay documentos que prueban la existencia de la logia Diana desde finales del siglo XIX. En estos papeles, extraídos del archivo de Salamanca y facilitados por el Ayuntamiento de Dénia, se han encontrado pruebas de encuentros desde el año 1881 hasta 1923, aunque Martínez apuntó que «se cree que las reuniones continuaron hasta 1936». Con la Guerra Civil, los masones se encargaron de quemar y hacer desaparecer toda la documentación comprometedora, pero de alguna manera estos papeles se recuperaron, siendo la única prueba que queda de la existencia previa de la logia Diana.

Los archivos señalan que serían un total de 19 masones, todos hombres, los que constituían la logia en sus principios. Aparte de sus nombres, se sabe que tres de ellos están enterrados en el cementerio de Dénia y que uno fue fusilado.

El venerable maestro explicó que para volver a levantar la logia Diana, de carácter iniciático y filosófico, varios masones de Dénia y la comarca tuvieron que ir reuniendo poco a poco a los maestros necesarios. Hicieron esto mientras estaban 'en sueños', es decir, «apartados de la masonería. Durmientes, por así decirlo», explicó Martínez. Después de conseguir levantarla, «para que no fuera una logia salvaje», se pidió el amparo a la obediencia del Derecho Humano.

Esta Gran Logia tiene carácter internacional y está presente en 50 países. Además, la orden del Derecho Humano, cuya sede está en París, se caracteriza por ser mixta. Martínez señaló que aunque antes la masonería solo aceptaba hombres, hace tiempo que determinadas obediencias admiten la presencia de mujeres «máxime cuando somos de tendencia liberal, y defendemos los derechos humanos, y naturalmente, los de la mujer». Esto supone que por primera vez la logia Diana será mixta.

Asimismo, Martínez incidió en que «no somos una secta» y que la logia la forman personas de todas las edades, desde aprendices jóvenes a los maestros más veteranos.

 

Fotos

Vídeos