El cine La Paz de Gata vuelve a abrir sus puertas después de 12 años cerrado al público

Exterior del edificio que alberga el cine La Paz de Gata de Gorgos. :: lp/
Exterior del edificio que alberga el cine La Paz de Gata de Gorgos. :: lp

El fundador de la sala, que se clausuró en 2003, construyó el edificio en 1925 y ahora su nieto ha invertido más de dos años en la rehabilitación del inmueble

C. PASTOR/ REDACCIÓN

En plena crisis económica los propietarios del cine La Paz, Antonio Signes y su familia, decidieron recuperar la primera sala que tuvo el municipio y construida en 1925 por su abuelo, Francisco Signes. El objetivo era restaurarla para volver a ser referente social y cultural en el municipio y en toda la comarca de la Marina Alta.

Hoy, dos años después de numerosos trabajos y esfuerzos, el cine que cerró sus puertas en el año 2003, está en condiciones de recuperar el esplendor logrado en el siglo pasado gracias a su fundador, que logró convertir este lugar en punto de encuentro de jóvenes, niños y adultos de toda la comarca.

La sala ofrecerá películas de reestreno en sesión doble y también en versión original para el público inglés, alemán y árabe, estos pases tendrán lugar los martes, miércoles y jueves. Además, en su adaptación a los tiempos actuales, se convertirá en un cine interactivo, donde el público podrá sugerir aquellos títulos que desee volver a ver en la pantalla grande.

Así, abrirá sus puertas el próximo domingo, día 4 de octubre, y lo hará con la proyección de la película 'Amarás a tu vecino' cuya recaudación irá íntegramente destinada a Cáritas. Aunque previamente se proyectará el documental 'PeaceTexas', de la productora Ochovídeos, que narra la historia de esta sala que nació por y para el pueblo. Un corto en el que se podrán ver los recuerdos y anhelos de aquellas personas que han formado parte de su historia y de la rehabilitación y mejora del edificio.

El actual dueño del inmueble, Antonio Signes, conocido en la localidad como «el texano» comentó que no tienen ninguna intención de competir con la salas multicines que existen en la actualidad en esta comarca u otras.

Según explicó Signes, «proyectaremos películas a la antigua usanza, como cuando ir al cine era todo un acontecimiento social en el que los vecinos y vecinas no sólo acudían a ver la película que se proyectaba, si no que en el descanso o tras la película, aprovechaba para charlar en la cantina o daban su opinión sobre el film que acababan de ver».

Referente

El empresario incidió en que el cine La Paz fue un referente durante el pasado siglo e hizo hincapié en que su deseo es continuar con el proyecto que comenzó su abuelo en el año 1925. «Ahora la sala reabre sus puertas para rendir homenaje a aquel hombre», por ello invitó a todos los ciudadanos de Gata y de los municipios de la comarca a disfrutar de una zona diferente de ver cine, porque la sala La Paz «no es propiedad de una persona, sino de todo un pueblo ya que forma parte de la historia y cultura del mismo».

Signes recordó que este fue el primer cine que tuvo Gata y se levantó encima de las cenizas de una antigua fábrica de muebles que sufrió un incendio. Desde su inicio se convirtió en el centro de la vida social y cultural del pueblo y de toda la comarca, cuyos habitantes llenaban sus butacas. Con los años el aforo se quedó pequeño y se amplió.

A lo largo de décadas, hubo todo tipo de eventos como el cine mudo con orquesta en los años 20; cine sonoro a partir de los años treinta; representaciones teatrales (amateurs y profesionales); espectáculos de boxeo y bailes de carnaval, entre otros. Así, varietés, zarzuelas y sainetes valencianos alternaron con películas de Greta Garbo y superproducciones como 'Ben-Hur', estrenada con gran éxito un Jueves Santo a una peseta la entrada, registrando un lleno absoluto y llegando incluso a generar beneficios.

En 1938, en plena contienda civil, el cine fue alquilado y ahí dio comienzo una etapa en la que diferentes empresarios y en épocas distintas se pondrían al frente de la gestión del cine La Paz. En el mes de enero de 1940 se proyectó la película 'Suspiros de España'. A mediados de los 50, tras el cierre del Ideal Cinema, La Paz continuó abierto y sin competencia y así se mantendría hasta abril de 1977, cuando se produjo el cese de su actividad.

Posteriormente, la familia de los auténticos propietarios del cine tomaron el relevo y el mando en el negocio.

Los hijos de José Signes y nietos de Francisco Signes emprendieron un proyecto de reforma que dotó a la sala de una moderna maquinaria y decoración. De hecho, ya el 10 de abril de 1978 se proyectaba la película 'La guerra de papá'.

No obstante, tan sólo un año después los propietarios cederían la explotación del cine a Juan Bautista Salvá Mulet, quien se mantendría al frente del negocio hasta el cierre definitivo de sus puertas que tuvo lugar en el año 2003 tras la proyección de la película 'Mi gran boda griega'.