Alertan del peligro de los grupos de Whatsapp de padres en el desarrollo de los alumnos

Reproducción del escrito que está colgado en el facebook del colegio Paidos de Dénia. :: lp/
Reproducción del escrito que está colgado en el facebook del colegio Paidos de Dénia. :: lp

Un colegio de Dénia detecta la pérdida de responsabilidad de los escolares, que confían en que sus progenitores les salven de sus quehaceres diarios

CONCHA PASTOR

Un día cualquiera de la semana escolar. Una madre o padre llegan casa con sus hijos después de salir de clase y asistir a las actividades extraescolares. Ha llegado la hora de hacer la tarea y en ese momento se encienden todas las alarmas: «Me he dejado la agenda en clase y no sé qué deberes debo hacer. Mamá, por favor, manda un mensaje al Whatsapp de los padres y que te lo pasen». Está situación se ha convertido en algo habitual en los múltiples quehaceres diarios de los padres que han asumido una responsabilidad que no es la suya y cuyas consecuencias ya se están viendo reflejadas en las aulas.

El colegio Paidos de Dénia se ha visto obligado a dar un toque de atención a los progenitores de los alumnos por el mal uso que se está haciendo de los grupos de Whatsapp, ya que esta práctica está repercutiendo de forma negativa en el desarrollo personal e intelectual de los escolares.

El motivo es que tanto los profesores como la dirección del centro han detectado como, día tras día, son cada vez más los niños que están haciendo dejación de sus responsabilidades en lo que respecta a las tareas académicas que deben realizar en casa o los temas que deben de estudiar para poder afrontar los exámenes previstos a lo largo del curso académico.

Por ello, la dirección del colegio ha hecho público en su facebook una circular en la que se apela a la responsabilidad de todos los padres de alumnos en el uso de este nuevo sistema de mensajes que, sin duda, puede ser de ayuda en ciertos aspectos, pero que en la mayoría de los casos está al mismo tiempo entorpeciendo el desarrollo y la madurez de los niños.

De hecho, estos chats se han convertido en el auxilio de muchos estudiantes, quienes saben y confían en que cuando olvidan los deberes en clase, la agenda, los libros o los trabajos, siempre puedan contar con el Whatsapp del grupo de clase que tienen sus padres para paliar sus despistes o su falta de responsabilidad. Los progenitores se convierten así en las agendas de los hijos.

No se debe hacer

En estos chats son cada vez más habituales mensajes del tipo: «Mi hijo no tiene la agenda y no sabe los ejercicios que hay que hacer, me los podéis pasar?» o «hay control de mates y mi hijo no tiene el libro». Ejemplos de lo que no se debe hacer para no entorpecer la labor educativa de los escolares por parte del profesorado. Desde el centro se ha optado por recomendar a los padres que no utilicen los grupos con este fin porque, aunque tienen claro que se hace por ayudar a los escolares, inciden en que con el tiempo va a influir de forma negativa en su desarrollo como persona y como profesional.

En la circular hecha pública esta semana en las redes sociales, se hace hincapié en que puede ser que los alumnos se olviden de las tareas en una, dos o tres ocasiones, «pero no más», pues seguro que ello les habrá servido para «aprender a ser más responsables y a escuchar al profesor cuando está dando clase, en definitiva, a ser autónomos y a solucionarse los problemas ellos mismos». Por ello, se invita a las familias a hacer un ejercicio de reflexión sobre lo que está ocurriendo con el mal uso de este nuevo sistema de mensajes y las futuras consecuencias.

El miércoles nada más se colgó el comunicado en facebook comenzaron los comentarios, la mayoría a favor de la advertencia, y algunos de ellos procedentes de padres que entonaron el «mea culpa» por ser tan proteccionistas y tratar de sacar siempre «las castañas del fuego» a los que serán las mujeres y hombres del futuro.

Además de esta recomendación, la titular del colegio, Pepita Pedraza, comentó que están trabajando en la organización de una serie de charlas o conferencias destinadas a las familias para tratar este tema y otros relacionados con las nuevas tecnologías y las redes sociales y sus consecuencias.

Problema social

Pedraza al igual que la actual directora de Paidos, Sara Llorca, incidieron en que se ha convertido en un problema «social» que, según expertos consultados, amaga una crisis de valores como la que estamos viviendo donde parece que todo vale y esa percepción hay que corregirla desde el núcleo familiar.

Aunque es un problema que han detectado en otros centros escolares de la ciudad, ha sido el colegio Paidos quien ha decidido dar el paso y hacerlo público en redes sociales para tratar de atajar la problemática cuánto antes. De hecho, se ha remitido la circular a la inspectora de Educación para que tenga constancia de lo que está ocurriendo.

Desde la Concejalía de Educación, la edil Pepa Sivera coincidió en el mal uso que se está haciendo de este servicio de mensajes y recordó que cuando los padres no atienden las peticiones de sus hijos, los niños ya tiene la excusa perfecta para tener un móvil a una edad cada vez más temprana.

 

Fotos

Vídeos