https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

En el yunque de la prosperidad

Roger, uno de los
futbolistas más
representativos
del actual Levante.
/ txema rodríguez
Roger, uno de los futbolistas más representativos del actual Levante. / txema rodríguez

El Levante celebra su 110 aniversario y exige a la Federación que le reconozca el título de la Copa de la República | Con la deuda casi liquidada y el reto de la salvación, la directiva de Catalán tiene el desafío de acometer la reforma del Ciutat y la construcción de la ciudad deportiva en Nazaret

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. Del Grao al mundo. Aquel Levante que amó y narró en su día Paco Gandía, de profundas raíces valencianas y graueras, sopla con una fuerza desmesurada esas 110 velas que le corresponden por tan singular y extraordinario aniversario. No todos los días se cumplen años y el Levante lo hace cada 9 de septiembre instalado en un nuevo y más sólido peldaño: sin aparentes luchas internas; con una masa social que llena el Ciutat cada quince días; con un equipo que se atreve a pensar en cómo ganar el sábado en el Bernabéu; con una deuda casi anecdótica y con una perspectiva de crecimiento merced a esa ciudad deportiva de Nazaret que está a la vuelta de la esquina. Aquel yunque de la adversidad que pregonaba el periodista valenciano micrófono en mano para resumir las peculiaridades internas y externas de esta entidad no tiene sentido mucho sentido hoy en día, con un consejo que tiene el desafío de construir una nueva ciudad deportiva en Nazaret.

Muchos de los aficionados de este Levante del siglo XXI no sabrán con certeza por qué se recurre a Paco Gandía en un día tan especial para los granotas. Pero no hay mejor método para valorar el presente (con ese coste de 54 millones que puede alcanzar la plantilla actual) que echar un vistazo al pasado. Cuando el Levante no alcanzaba en su presupuesto ni los 54 millones... de pesetas, era un club que se esforzaba en cada bocanada que daba para lograr la supervivencia global. 14 años en Primera, 40 en Segunda, 12 en Segunda B y 21 en Tercera conforman su endurecida tarjeta de presentación.

Ahora, el club granota presume de sumar su tercera temporada en la élite de manera consecutiva y, lo que es más importante en el mercado televisivo actual, la novena en los últimos diez años. A fuerza de insistencia, no hace falta ya experimentar un ascenso para 'morir tranquil' como suspiraba con gusto en el 63 el recordado Gandía tras aquella primera gesta en blanco y negro de Vallejo.

Guardan valencianistas y levantinistas una antigua disputa sobre quién fue el primero o bajo qué condiciones se puso el punto de partida. José Ballester fue el fundador en 1909 del Levante FC y la fusión con el Gimnástico se produjo en agosto de 1939, cuando España curaba sus heridas. El estreno del UDLG (Unión Deportiva Levante-Gimnástico) en Segunda división el 2 de diciembre de 1934 en Málaga ante el Malacitano dio paso siete años después a la nomenclatura actual. La vuelta tras dos años en la élite dio paso después a unos años en el que el traslado al nuevo estadio se convirtió en uno de los momentos más importantes. El estadio Antonio Román (hoy Ciutat de Valencia), cómo no, llegó el 9 de septiembre de 1969 con un amistoso ante el Valencia, el eterno rival pero en una disputa deportiva desigual.

Tuvieron que pasar muchos años, con un sinfín de situaciones difíciles y rocambolescas hasta que, por fin, un cántabro tan campechano como inteligente como Manuel Preciado, con Pedro Villarroel como principal tutor en el palco, capitaneara un grupo que consiguió dar luz a una oscuridad que duraba 40 años.

El Levante no quiere vivir de recuerdos pero todavía hay uno en el que sigue empecinado. No es la primera vez que se habla con espíritu reivindicativo de la Copa de la República del 37. El consejo de administración de Quico Catalán, que se ha propuesto ahora hacer toda la fuerza posible para conseguir el reconocimiento oportuno de la Federación Española (con Salvador Gomar, presidente de la Valenciana, como intermediario), sigue el mismo camino que otras directivas.

«Es algo más que un trofeo, es más que un campeonato, es que en un momento de dificultad de nuestro país unos valientes quisieron generar a través del fútbol ilusión entre nuestra gente», argumenta el presidente azulgrana, que indica que hay documentos en los que la FIFA reconoce las competiciones que se disputaron en la España de aquella época.

Más