Las Provincias

Xavi Torres inyectó 35.000 euros sin justificar en su empresa GRUP 647 Xàbia

Héctor Rodas, Xavi Torres y el abogado de ambos, el lunes en la ciudad de la Justicia. :: irene marsilla
Héctor Rodas, Xavi Torres y el abogado de ambos, el lunes en la ciudad de la Justicia. :: irene marsilla
  • El de Xàbia no explicó el lunes ante la juez la procedencia de las aportaciones, hechas pocos meses después del Levante-Zaragoza

Los movimientos económicos son la clave del caso en el presunto amaño del encuentro Levante-Zaragoza de 2011, tanto los que constan en entidades bancarias como la ausencia de ellos, como ocurre con los exfutbolistas granotas en los meses posteriores al encuentro. Y es precisamente una esas actividades financieras la que ha despertado la extañeza del juzgado de instrucción número 8. Se está investigando la procedencia del dinero que Xavi Torres inyectó en una sociedad suya tras el encuentro.

En concreto, el alicantino hizo dos aportaciones, una cuatro meses después del partido, en septiembre de 2011 de 5.000 euros y otra más cuantiosa, de 30.000 euros en diciembre de ese año. Ambas cantidades las pagó sin hacer transferencia ni sacar el dinero previamente de ninguna cuenta. No consta fiscalmente la procedencia de esas cifras.

En el Registro Mercantil, Xavi Torres figura como apoderado de la sociedad GRUP 647 Xàbia SL, que gestiona el local de copas y discoteca Socco en la ciudad de la Marina Alta. En esta empresa entró como apoderado junto a unos amigos en marzo de 2011, y sigue con la misma función actualmente. También está dado de alta como autónomo.

El pasado lunes, en su declaración ante la juez, el jugador del Betis no explicó la procedencia de ambas aportaciones. La sospecha de la investigación es que ese dinero esté directamente relacionado con el que supuestamente le dieron en efectivo del Zaragoza para que se dejara perder el encuentro junto al resto del equipo azulgrana.

El jugador, al igual que su compañero Héctor Rodas, negaron rotundamente en la ciudad de la Justicia que el encuentro estuviera comprado y aseguraron que no participaron en esta supuesta trama que comenzó a investigar la Fiscalía Anticorrupción el año pasado con Alejandro Luzón.

No obstante, Torres, al no poder justificar estos movimientos en el juzgado, se comprometió a aportar un informe de sus abogados en próximas semanas que detalle de dónde salía el dinero y que ambas aportaciones están lejos de las sospechas que se le imputan.

El alicantino explicó a la juez, sobre la ausencia de movimientos en sus cuentas en el verano posterior al encuentro, que se fue a Xàbia y que allí sus padres le pagan todos los gastos, aunque ambas aportaciones se produjeron después, con la siguiente temporada futbolística ya comenzada, en los meses de septiembre y diciembre.

El total del dinero inyectado por Xavi Torres a la empresa coincide con la cantidad que retiraron varios jugadores del Zaragoza de sus cuentas bancarias dos días antes del encuentro. En concreto, fueron Ponzio, Gabi, el técnico Javier Aguirre y Diogo los que sacaron 35.000 euros cada uno el 20 de mayo en sucursales de la capital aragonesa.

Un dinero ingresado en sus cuentas por el club maño un día antes y que, según quiere demostrar la fiscalía, fue utilizado en efectivo para comprar a los jugadores del Levante. El montante total fueron 965.000 euros. El propio Diogo aseguró a la juez que sacó los 35.000 euros para irse de vacaciones a Uruguay en aquel verano. Es el único de los diez jugadores que se investigan las cuentas que sólo retiró uno de los dos pagos que previamente le había hecho su club, ya que el primer ingreso había sido de 50.000 euros a cada uno de ellos el 17 de mayo.

Porquera, la clave

La declaración de Francisco Javier Porquera es una de las más esperadas, ya que se le considera como uno de los hombres clave del caso. El exconsejero del club vive actualmente en México y aplazó su turno del mes de marzo. Pero ya se ha personado en el juzgado de Valencia con abogado y procurador y comparecerá a finales de junio.

En la querella se le señala como cerebro de la operación junto a Agapito Iglesias y Francisco José Checa para acordar con el director deportivo, el entrenador y los capitanes del Zaragoza el amaño. Porquera era el director financiero de la entidad y tenía las claves para realizar las transferencias telemáticas con las que se ingresó el dinero a los futbolistas el 17 y el 19 de mayo de 2011 con dinero procedente de una cuenta del Zaragoza de una oficina en Boadilla del Monte (Madrid).

Agapito aseguró en el juzgado el 27 de marzo que él no tenía esas claves y por tanto el único que podía acceder a esos pagos era Porquera. En la investigación realizada por el juzgado se le considera por tanto una pieza fundamental en todo el caso para que explique el motivo de estas transferencias en los días previos al encuentro en el Ciutat de la última jornada de Liga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate