https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Vuelve un hijo de Orriols

Vuelve un hijo de Orriols

El Levante trató de recuperar al valenciano en enero pero no colmó las exigencias del Leicester y el jugador se marchó a un Villarreal en apuros | Jason apunta en casa a la suplencia pero López insiste en que cuenta con él: «Debo decidir desde la razón incluso dañándome la imagen»

ALBERTO MARTÍNEZ

valencia. No es el reencuentro soñado. Cuando en julio de 2017 Vicente Iborra dejó el Sevilla y se embarcó en una aventura inglesa, la grada del Ciutat de València miró al futuro directamente. Tanto el Levante como el propio futbolista confiaban en que, cuando se despidiese del Leicester y la Premier League, se produciría el regreso del hijo pródigo: el mediocentro valenciano volvería a Orriols, donde se crío, para saborear en casa sus últimos años de carrera futbolística. Esta ilusión, basada en la evidente predisposición de ambas partes, pudo convertirse en realidad antes de tiempo, aunque las circunstancias no acompañaron. Y es que los acontecimientos se precipitaron. Durante el pasado mercado invernal, el futbolista no estaba contando con minutos en el conjunto británico y se propuso cambiar de aires. La entidad granota, como ya había ocurrido en verano, intentó sin éxito su fichaje. Se quedó lejos de las exigencias económicas de los 'foxes', que sí fueron colmadas por el Villarreal. El mediocentro, de 31 años, aterrizó en el Madrigal con el reto de enderezar el rumbo de un equipo a la deriva. Hoy, con la presión del descenso, visita al club del que fielmente sigue siendo abonado. Las predicciones no se han cumplido, ya que su retorno se produce en calidad de rival. Nadie descarta nada de cara a las próximas campañas. En cualquier caso, se trata de un partido especial.

El pasado mes de diciembre, teniendo en cuenta que Iborra pretendía cambiar de aires al carecer de oportunidades en el Leicester, el Levante intensificó los contactos con la esperanza de poder rescatar al emblemático jugador. El de Moncada también mostró su interés por volver, pero la opción se desvaneció a las primeras de cambio. La entidad británica pretendía recuperar la mayor parte de los 14 millones que había desembolsado por el centrocampista en 2017. Los granotas, que se habían gastado cerca de 20 kilos en el mercado de verano, no podían asumir una inversión de tal magnitud. En cambio, el Villarreal sí estaba en condiciones de hacerlo. El cuadro amarillo, que buscaba un futbolista que liderara su recuperación en la tabla, apostó firmemente por el jugador valenciano, abonando diez millones.

A principios de enero, Iborra se comprometió con el Villarreal hasta 2023. De ahí que el Ciutat se haya despedido prácticamente de la posibilidad de verle vistiendo la elástica azulgrana otra vez. Sin embargo, ni el club ni el futbolista se atreven a descartarlo. El de Moncada dejó huella en Orriols, ya que dio el salto a la primera plantilla cuando la entidad estuvo al borde de la desaparición, fue uno de los artífices del épico ascenso de 2010 y se marchó al Sevilla dejando en las arcas granotas seis millones.

El técnico recupera a Rochina mientras Postigo vuelve a la lista tras su lesión

«Imagino que para la gente será importante volver a ver a Iborra, que empezó aquí su carrera como futbolista. Pero una vez empiece el partido, cada uno defenderá sus intereses», comentó el entrenador del Levante, Paco López. El mediocentro, de momento, no ha conseguido reflotar el Villarreal, en zona de descenso con 23 puntos. «Es un equipo llamado a estar en Europa la próxima temporada y esto viene a decir lo complicada que es esta liga», añadió.

Los azulgrana darán un golpe de efecto en caso de lograr la victoria. «Este partido nos ofrece la posibilidad de estar mucho más cerca del objetivo», admitió Paco López, quien incluyó en la lista previa a un Postigo recuperado de una microrrotura en el sóleo.

El técnico dejó fuera al lesionado Doukouré y Toño. Rochina, en principio, volverá al once tras cumplir sanción, por lo que Jason apunta al banquillo. El gallego, quien tiene un acuerdo casi cerrado con el Valencia, fue titular en Leganés. Se siente más cómodo jugando a domicilio que en casa. «De momento lo hemos decidido así. Con la emoción en la mano, entiendo perfectamente al aficionado que se pueda sentir molesto. Desde la emoción, yo estaría al lado de esos aficionados. Pero como entrenador tengo que tomar decisiones desde la razón, no desde la emoción. Desde la razón significa hacer lo mejor para mi equipo, incluso dañándome yo la imagen. Y lo voy a seguir haciendo. Es un recurso que tenemos. Sigue demostrando en cada entrenamiento implicación y compromiso. Es un jugador más», avisó Paco López.