Las Provincias
José Martínez Puig, sobre el césped del Ciutat. :: jesús signes
José Martínez Puig, sobre el césped del Ciutat. :: jesús signes

fútbol | levante ud

Un veterano con ilusión de juvenil

  • El preparador de porteros regresa al primer equipo después de un año en la escuela, ya que Caparrós llegó con su hombre de confianza

  • Martínez Puig, el técnico que más tiempo lleva en el Levante tras salir José Gómez

José Martínez Puig regresa a las alturas con autoridad. El de Algemesí recupera su sitio en el primer equipo del Levante una temporada después y, además, lo hace a lo grande. Las circunstancias han querido que, a partir de ahora, ostente la condición de técnico más veterano del club. Ya nadie supera sus 16 años al pie del cañón en Orriols. Fruto de su lealtad a unos colores.

«Aunque soy el más antiguo, es como si fuera el primer año porque vuelvo con toda la ilusión del mundo para hacer bien las cosas», afirma Martínez Puig, que está de enhorabuena por reincorporarse a la primera plantilla. Formará parte del equipo de trabajo que liderará José Luis Mendilibar.

La pasada temporada, el técnico con más recorrido en el Levante era José Gómez, pero a finales de mayo el club anunció que prescindía de sus servicios. Llevaba 19 temporadas vinculado al conjunto azulgrana: 13 como preparador físico de la primera plantilla, ejerciendo de entrenador interino en más de una ocasión, y las seis últimas campañas como técnico del filial.

El último curso, el Levante B no cumplió con las expectativas y descendió a Tercera División, una situación que fue clave para que la entidad optara por no renovarle. Hace sólo una año, el filial se quedó a las puertas del ascenso a Segunda.

Su salida del Levante deja a Martínez Puig como el hombre con la mochila más cargada. Va a cumplir su decimoséptima temporada en la estructura técnica del equipo. Casi nada.

Dejando a un lado el lustro que permaneció en el Levante como guardameta, posteriormente completó un ciclo de cinco campañas como preparador de porteros en las categorías inferiores.

De ahí pasó al otro club de la ciudad. Durante dos cursos se encargó de entrenar a los arqueros del Valencia B, entonces dirigido por Voro. Y cuando Ochotorena tenía compromisos con la selección española, le suplía en el primer equipo blanquinegro.

Finalizado aquel paréntesis en Mestalla, en 2003 regresó a la entidad de su vida, el Levante. Y lo hizo para dar el salto a la primera plantilla granota de la mano de Manolo Preciado. Aquella temporada acabaría marcando la historia de la entidad, ya que supuso el regreso a la máxima categoría 39 años después.

Mantuvo su puesto hasta que el pasado verano aterrizó Joaquín Caparrós con sus hombres de confianza, entre ellos Luis Llopis, quien desplazó a Martínez Puig a la cantera azulgrana.

El de Algemesí se transformó entonces en el responsable de los porteros de la escuela, formando a canteranos de entre 12 y 18 años. «Ha sido una experiencia gratificante porque nunca había estado con niños. He estado muy a gusto. Mi intención es, pese a volver al primer equipo, seguir vinculado a los chavales con los que he estado», comenta Martínez Puig, quien vislumbra con optimismo el futuro bajo los palos: «He disfrutado un montón y tenemos una buena base de porteros».

Con la salida de Caparrós y la llegada de Mendilibar, el valenciano retorna a la primera línea. Rezuma entusiasmo. «Aunque llevo muchos años, estoy como si empezara este año, con la ilusión intacta. Tengo unas ganas locas», admite.

Mendilibar se presenta acompañado de Toni Ruiz, preparador física. E Iñaki Bea realizará las funciones de segundo entrenador. Está previsto que el nuevo técnico granota se ponga manos a la obra el día 7.

Puig, con un amplio bagaje a sus espaldas, invita a mirar hacia atrás: «De lo malo nos olvidamos pronto. Deberíamos seguir acordándonos de vez en cuando de los que hemos sido, porque ahora todo es muy bonito pero en el Levante hemos vivido situaciones muy complicadas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate