https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Único club sin dirección deportiva

Tito Blanco, en una sala del Ciutat de València. / damián torres
Tito Blanco, en una sala del Ciutat de València. / damián torres

Con Miguel Ángel Gómez descartado, la entidad granota trabaja para elegir el relevo de Tito, cuya salida se produjo hace ya tres semanas Todos los rivales del Levante cuentan con responsables en el diseño de la plantilla

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

Hoy se cumplen tres semanas desde que el Levante anunció la salida de Tito Blanco. El pasado 21 de mayo, el consejo de administración azulgrana mantuvo una reunión clave en la que decisión no ofrecer la renovación al alicantino. A partir de ese mismo instante, el presidente del club, Quico Catalán, emprendió la búsqueda de un relevo de garantías. Tocaba empezar de cero. Sin embargo, todavía no lo ha encontrado. Hubo una infructuosa ofensiva con tal de cazar a Miguel Ángel Gómez, quien el pasado viernes se decantó por continuar en el Valladolid. De esta forma, con el mercado estival empezando a agitarse, la entidad granota se alza como la única de Primera División sin dirección deportiva a estas alturas.

El Deportivo, el Málaga, el Mallorca y el Albacete luchan por la única plaza libre que queda en Primera División. Las otras 19 están ocupadas, ya que el Osasuna y el Granada han certificado su ascenso directo. Teniendo en cuenta a los equipos con un sitio asegurado en la máxima categoría, el Levante se presenta como el único que no dispone de organigrama deportivo actualmente. Una circunstancia que resta capacidad de maniobra a los azulgrana. Aunque hay unas bases sentadas, existen varios asuntos pendientes relacionados con la confección de la plantilla.

Los planes de Quico Catalán se han truncado. El presidente del Levante confiaba en que la semana pasada pudiera quedar cerrada la incorporación de Miguel Ángel Gómez como nuevo director deportivo del Levante. Sin embargo, el cordobés optó finalmente por seguir en el Valladolid, donde tiene contrato hasta 2020.

El Betis no tiene cabeza visible tras la marcha de Serra Ferrer, pero sí una comisión que va a fortalecer

Miguel Ángel Gómez cerró definitivamente la puerta del Levante. Y Quico Catalán se puso manos a la obra para profundizar en otras alternativas que hay sobre la mesa. El presidente granota está tratando de llevar las gestiones con suma discreción, aunque son varios los nombres que han planeado sobre el Ciutat de València durante las últimas semanas. Parte del consejo de administración vería con buenos ojos el retorno de Manolo Salvador o la apuesta por un viejo conocido como David Navarro, quien ha dado la talla en el Alcorcón. En la órbita de Orriols, también han aparecido opciones como Víctor Orta o Toni Muñoz. Y tampoco se ha descartado la vuelta de un Luis Helguera que se despidió el pasado 15 de mayo después de una temporada ejerciendo como secretario técnico.

La última campaña ha estado marcado por la tensión y las suspicacias dentro de la estructura deportiva. El consejo del Levante prescindió de Tito, por lo que Quico Catalán puso en marcha un proceso de selección que se está alargando más de lo esperado. Cabe recordar que hace tres años, tras la salida de Manolo Salvador, el club hizo oficial la incorporación del de Benidorm el 20 de mayo.

El consejo preveía citarse la semana pasada, aunque no fue posible. Mientras, los otros 18 equipos que tienen una plaza en Primera sí disponen de responsables en la confección de la plantilla. Algo que, en estos momentos, les ofrece cierta ventaja.

Tanto el Sevilla como el Getafe han optado por un cambio de cara a la próxima campaña. El conjunto hispalense anunció la vuelta de Monchi en marzo, mientras que el club azulón fichó a Ángel Martín a mediados de abril. El Villarreal, que cuenta con Pablo Ortells como director deportivo, se ha planteado reforzar su estructura e incluso se barajó la opción de Sergio Fernández hace tres meses. Sin embargo, el Alavés reaccionó y renovó al leonés hasta 2023.

Sólo hay incertidumbre en el Betis. Serra Ferrer, hasta ahora vicepresidente deportivo, abandonó anoche la entidad verdiblanca, que apuesta por un cambio de modelo. El club andaluz cuenta con una comisión deportiva, pero está trabajando para crear una secretaría técnica más potente y moderna y ya ha atado a Jesús Sánchez y Ángel Catalina, procedentes del Valladolid. Por su parte, en el Valencia y el Granada no existe la figura de director deportivo. En Mestalla trabajan de forma conjunta Mateu Alemany, Pablo Longoria y Marcelino. En el club nazarí, lo hacen Antonio Fernández Monterrubio, Fran Sánchez y Antonio Cordón.