https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Tráfico en la portería granota

Aitor Fernández durante un entrenamiento. / Adolfo benetó/lud
Aitor Fernández durante un entrenamiento. / Adolfo benetó/lud

Aitor parte como titular, mientras que Oier tiene su futuro fuera del Levante | La marcha del irundarra provocaría la llegada de otro guardameta, a pesar de la gran pretemporada del canterano Cárdenas

JAVIER GASCÓVALENCIA.

Los 66 goles encajados la temporada pasada se convirtieron en la mayor de las preocupaciones de Paco López. Con el objetivo de evitar que este curso la portería del Levante vuelva a ser un coladero, el técnico de Silla ha dejado claro durante toda la pretemporada quién va a ser el futbolista encargado de defender la meta granota. Sin embargo, la titularidad indiscutible de Aitor Fernández ha provocado un efecto dominó que podría dejar importantes modificaciones en Orriols durante los próximos días.

Tras una primera vuelta en la que Oier disputó todos los minutos, el técnico de Silla quiso reducir la cifra de goles encajados y sentó al irundarra en el banquillo. Los cinco tantos encajados en el Sánchez Pizjuán frente al Sevilla, junto a los otros 35 que llevaba a sus espaldas, tuvieron la culpa. Desde aquel momento, Oier no volvió a enfundarse los guantes. Y aquel pudo ser su último encuentro oficial como granota, ya que el cuadro azulgrana busca salida a un guardameta que no cuenta para Paco López y cuyo destino podría estar en Girona. Su recambio sería, precisamente, el meta del club catalán, Bono, según adelantó Ser Deportivos Valencia. La curiosa operación se encuentra a la espera de que el Levante se pronuncie sobre si está dispuesto a ofrecer dinero además de los servicios de Oier, que es lo que pretende el conjunto catalán. Con la llegada del internacional marroquí, Paco López se encontraría de nuevo en el dilema del pasado curso. Aitor Fernández debería pelear la titularidad con un guardameta que le ganó la partida a Iraizoz durante su primera temporada en Primera División.

Pero en este ajedrez todavía falta una pieza. Con Koke Vegas cedido en el Deportivo de la Coruña, Cárdenas ha querido entrar en la disputa para meterse en los planes de Paco López. Y lo ha conseguido. El canterano, que parte como portero titular del filial, ha completado una fantástica pretemporada. Aunque su llegada al primer equipo es complicada, el técnico de Silla podría tenerlo en cuenta si la llegada de Bono se complica.

Bono, guardameta del Girona, es el principal candidato en caso de que se marche Oier Aitor afronta su segunda temporada como levantinista pendiente de su renovación

Por su parte Aitor vive uno de sus mejores momentos como futbolista. El vasco, que llegó la pasada campaña al cuadro de Orriols tras realizar una gran temporada con el Numancia, es el favorito de Paco López para ocupar la portería granota de cara al próximo curso. Además, su renovación ha sido una de las operaciones que ha sobrevolado sobre las oficinas del Ciutat. El guardameta, que tiene contrato hasta 2022, afronta su segunda temporada como levantinista tratará de no hacer cambiar de opinión a Paco López a lo largo del curso.

Con la posible llegada de un portero, si sale Oier, el mercado granota quedaría pendiente de cerrar a un jugador por fila. En la defensa, el fichaje de Rober Pier debe cerrarse la próxima semana. Mientras que en el ataque, la posible salida de Simon Moses supondría la llegada de otro jugador de banda. Sin embargo, el fichaje más esperado en el Ciutat es el de Radoja. Aunque el Levante es el mejor posicionado para hacerse con los servicios del jugador, que desea vestir de azulgrana, las numerosas ofertas que el serbio ha recibido durante el verano podrían dificultar su llegada a territorio granota.