https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Toño se aísla con su familia en sus primeras horas tras abandonar la cárcel de Teruel

J. MOLINS

valencia. Después de pasar 21 días en prisión, Toño García se ha aislado con su familia en sus primeras horas tras salir en libertad provisional. El futbolista está aprovechando el permiso de tres días libres que le ha dado el Levante para recuperar la tranquilidad en su entorno más cercano, y de hecho incluso ha apagado su teléfono. El club ha recomendado tanto al jugador como a su familia que no hagan declaraciones públicas, ni en los medios ni en redes sociales, hasta dentro de unos días.

El jugador debe reincorporarse a los entrenamientos con el equipo el próximo martes, después del partido del Levante en Leganés mañana por la noche, y hasta entonces dispone de tiempo libre para descansar, tras el periodo de tres semanas de pesadilla en la prisión. No obstante, en todo este tiempo Toño ha mantenido la forma física con dobles sesiones diarias en el gimnasio de la cárcel, pero aún así deberá necesitar unos días para ponerse al nivel de sus compañeros cuando regrese a la dinámica del conjunto granota.

El jugador abandonó la prisión de Teruel el pasado viernes a las 19:20 horas, donde fue recogido por sus padres, quienes lo trajeron a Valencia. Llevaba en la cárcel desde el 8 de febrero acusado de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, en una operación junto a otras 16 personas de la Comunitat. La Guardia Civil había registrado la casa del jugador y encontró 4.200 euros, que el juez relacionó como un pago de esta trama. La Audiencia Provincial de Teruel aceptó el recurso de su abogado y lo dejó en libertad sin fianza porque los tres jueces no aprecian «suficiente solidez en los indicios, ni ha habido investigaciones relevantes», e instan a Toño a comparecer a partir de ahora en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes para firmar.