https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Ahora toca hacer hueco

Sergio León y Toño García, con la ropa de entrenamiento. / Levante UD
Sergio León y Toño García, con la ropa de entrenamiento. / Levante UD

El Levante inicia la pretemporada con 32 jugadores y el reto de aligerar la plantilla | El club, que sólo se ha desprendido de Rubén, ficha a Melero y espera llegar a un acuerdo con el Dépor para incorporar a Róber en propiedad

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

El nuevo Levante UD arranca motores con la necesidad de aligerar la plantilla. Las vacaciones se terminan para los futbolistas azulgrana, que entre hoy y mañana se someterán a las rutinarias pruebas médicas que marcan el inicio de cada pretemporada. Un pistoletazo de salida envuelto por los seis fichajes y el 'overbooking' que hay dentro de una plantilla compuesta por 32 jugadores. Llega el turno de la operación salida.

El Levante oficializó ayer su sexta incorporación en lo que va de mercado estival. Gonzalo Melero se une a Hernani, Vezo, Miramón, Clerc y Sergio León como refuerzos de cara a la próxima temporada. Se trata de operaciones pactadas o impulsadas por la anterior dirección deportiva, encabezada por Tito Blanco y Luis Helguera. Sus sucesores, Manolo Salvador y David Navarro, ya han avisado de que pretenden realizar al menos cuatro fichajes más, aunque su prioridad pasa por encontrar acomodo a los diferentes jugadores que no entran en los planes del entrenador, Paco López. Hay trabajo.

El técnico de Silla aspira a disponer de una plantilla corta, de 22 ó 23 jugadores. Así, teniendo en cuenta las caras nuevas que todavía deben aterrizar, el club se va a ver obligado a desprenderse de 13 futbolistas aproximadamente. De momento, la única salida es la de Rubén García, quien fue traspasado a Osasuna por tres millones más 500.000 euros en variables. Por su parte, Dwamena maneja propuestas firmes para competir en Segunda en calidad de préstamo.

El Levante tratará de resolver el futuro de los descartes a lo largo de las próximas semanas, ya sea a través de un traspaso o una cesión. Mientras tanto, la entidad de Orriols formalizó ayer el fichaje de Melero, quien firma un contrato de cuatro temporadas. El club pagará al Huesca 3,6 millones más variables por su compra. Además, la cúpula azulgrana espera alcanzar un acuerdo económico con Róber Pier para hacerse con él en propiedad este mismo verano, sin necesidad de encadenar una cuarta cesión.

Los futbolistas granotas vuelven hoy al trabajo con las pruebas médicas. Una parte de la plantilla se someterá hoy a la revisión, mientras que otro grupo lo hará mañana. Sin embargo, Bardhi, Vukcevic, Simon y Sadiku cuentan con permiso para incorporarse unos días más tarde.