https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El sudoku de Muñiz

Lerma trabaja ayer en su recuperación en Buñol. / levante ud
Lerma trabaja ayer en su recuperación en Buñol. / levante ud

El entrenador asturiano ha jugado ya con dos delanteros, opción que parece poco probable al menos de salida en el derbi de Mestalla

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Juan Ramón López Muñiz tiene ante sí un sudoku para resolver en cada fin de semana, de aquí a final de temporada. Bendito pasatiempos, pensará el entrenador asturiano, que se hartó de lamentar la falta de efectivos en ataque antes y durante el mercado de invierno. «Es urgente, porque si pasa algo nos faltaría mucha gente, ya no digo de nivel, sino numéricamente», llegó a deslizar técnico cuando avanzaba enero y los Pazzini, Sadiku y Rochina no llegaban. Ahora los tiene a todos, más a Boateng y Roger, por lo que las opciones en ataque se multiplican, por ejemplo, de cara al derbi de mañana.

El equipo sigue sin ganar, pero el efecto del empate ante el Real Madrid ha sido en el entorno el de una victoria, y no es para menos. Pazzini es el nuevo ídolo de Orriols, ya no se apela tan insistentemente a la magia de Roger, se ha elevado la cuota de confianza hacia Boateng y a nadie le preocupa el tiempo que llevan Sadiku y Rochina sin competir. Mestalla será un buen test para el nuevo ataque del Levante que, citando al propio Muñiz, le abre todo un abanico de alternativas al menos numéricamente.

Tanto que el preparador granota se desmelenó a la primera de cambio y, cuando tuvo que introducir a Pazzini, varió el esquema para jugar con dos delanteros. En ese momento Roger estaba ya sobre el césped y, desde el cambio, tanto el valenciano como el italiano (este último la del 2-2) gozaron de claras ocasiones de gol dentro del área. Jugar con dos hombres en punta se plantea, por lo tanto, como una opción real, sobre todo en encuentros en los que el equipo vaya a remolque.

Muñiz ha probado esta semana en Buñol con Pazzini y Boateng, que ha ganado confianza tras su gol frente al Real Madrid. En ese momento, el italiano y Roger ya calentaba n y el técnico aplazó la salida del campo del africano. El Pistolero, por cierto, se ha reivindicado esta semana al afirmar que ya se siente capacitado para ser titular. Sadiku y Rochina son un melón por abrir, sobre todo el albanés. El de Puerto de Sagunto puede ser una opción si el entrenador se decide a jugar con un ariete y un mediapunta: en ese caso entraría en competencia por un puesto con Ivi y Campaña.

Menos agradables son las dudas en el entramado defensivo, sobre todo en el centro del campo. La lesión de Lerma resta opciones, sobre todo la de formar con trivote en la medular, algo por que con diferentes resultados se ha decantado Muñiz ante Villarreal, Barcelona y Real Madrid. En Mestalla parece lógico que jugarán Doukouré y Lukic, aunque no se puede descartar que apuntale el medio con Rober Pier.

Lerma, por su parte, ha iniciado su recuperación y ya ha realizado ejercicios sobre el césped de la ciudad deportiva. Con el colombiano, Muñiz recuperará la alternativa del trivote, utilizada contra rivales de gran poderío ofensivo. En defensa la línea de cuatro parece incuestionable y las dudas están en los centrales: las exigencias del guión han consolidado a Postigo y Rober Pier, desplazando a Cabaco. Con la vuelta de Chema el técnico tiene a sus cuatro centrales disponibles.

En los laterales, Coke y Luna parecen consolidados a pesar de que, en el caso del flanco izquierdo, Toño ha estado lesionado. «Ellos no andan del todo finos en cuanto a resultados y necesitan los tres puntos al igual que nosotros. Estamos con muchas ganas después del trabajado puntito conseguido ante uno de los rivales más duros del campeonato», señaló Luna, optimista de cara al derbi. También lo es la afición, que ha agotado las poco más de 1.000 localidades de la grada visitante de Mestalla.

Más

Fotos

Vídeos