https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Sergio León, salpicado por el cambio

Sergio León y Alejandro Gálvez luchan por el balón. / EFE/Raúl Caro
Sergio León y Alejandro Gálvez luchan por el balón. / EFE/Raúl Caro

El Levante tenía avanzado el fichaje del ariete y Helguera había llevado la negociación

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Empieza una nueva era. Una etapa sin Tito Blanco como máximo responsable de la confección de las plantillas del Levante. El consejo de administración anunció el pasado martes que no ofrecerá la renovación al alicantino, quien curiosamente ya ha dejado sentadas las bases del equipo para la próxima temporada. Tanto es así que se marcha con los fichajes de Clerc, Miramón y Hernani acordados. Tres futbolistas que quedarán libres el 1 de julio. Al mismo tiempo, estaba encarrilada la incorporación de Sergio León, pero los últimos acontecimientos en la estructura deportiva granota han aumentado la incertidumbre.

Precisamente, era Luis Helguera la persona que estaba llevando a cabo las conversaciones con Sergio León. El secretario técnico anunció la semana pasada su marcha del Levante y, desde entonces, no se han producido avances en la operación. La relación entre el cántabro y Tito Blanco se había deteriorado ostensiblemente durante los últimos meses. Ahora, con los dos fuera de Orriols, el club debe buscar un nuevo director deportivo que se haga cargo de los asuntos pendientes.

Las negociaciones entre el Levante y Sergio León estaban encaminadas, aunque se han enfriado durante los últimos días. El acuerdo aún no está cerrado. Además, otro club se ha colado en la puja por el delantero andaluz, quien apenas ha gozado de oportunidades en el Betis.

En Orriols hay partidarios de la vuelta de Manolo Salvador o Navarro, pero no ha habido contactos

Sergio Léon, quien sólo ha acumulado 633 minutos en Liga y no ha marcado ningún gol, tiene contracto con el Betis hasta 2021. La entidad verdiblanca desembolsó 3,5 millones de euros en 2017 por su fichaje, por lo que aspira a recuperar parte del dinero invertido. Otra circunstancia que alimenta las dudas es el cambio en el banquillo del Benito Villamarín. Quique Setién no contaba con el delantero andaluz, pero la salida del técnico cántabro puede afectar a su situación.

El Betis debe contratar un nuevo entrenador y Sergio León está atento a los movimientos. Eso sí, el atacante se siente atraído por la posibilidad de jugar en el Levante. Para recalar en el Ciutat de València, resultaba fundamental que el conjunto granota lograra la permanencia.

Para el Levante, la prioridad consiste en encontrar al sustituto de Tito en la dirección deportiva. El de Benidorm habría apostado por Alberto Benito como mano derecha en caso de haber recibido una oferta de renovación. Después de tres meses de reflexión, el consejo optó por prescindir del alicantino debido a las dudas existentes y a las desavenencias surgidas durante el presente curso.

En Orriols, hay dirigentes que apostarían por el regreso de Manolo Salvador, quien está libre, o por la llegada de un David Navarro que triunfa como director deportivo en el Alcorcón. Sin embargo, de momento no se han producido contactos.

El Levante debe aclarar el futuro de los demás integrantes de la estructura deportiva, ya que sus contratos también expiran el 30 de junio. Se trata de Herni, Sergio Gómez, Mora, Sancho, Javier Moreiras y Carpintero, entre otros. Estos dos últimos estaban muy vinculados a Tito.