https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

«Sergio García me dio las botas con las que debuté en el Betis»

Sergio León, en el Ciutat de València. / paula murillo
Sergio León, en el Ciutat de València. / paula murillo

El andaluz posee una gran amistad con el exatacante granota y se define como una persona casera: «A mi mujer la tengo amargada con la videoconsola» Sergio León Futbolista del Levante

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

Un exgranota ha dejado huella tanto en la carrera deportiva como en la vida personal de Sergio León. Se trata de Sergio García, quien defendió la camiseta del Levante durante la campaña 2004-05. En el Betis se forjó una estrecha amistad entre ambos. El delantero cordobés, recién llegado del Villamarín, se incorpora al conjunto azulgrana con el objetivo de recuperar la ilusión.

-El presidente del Levante, Quico Catalán, mostró su sorpresa por la predisposición que tuvo para fichar por el Levante. ¿Qué pasó?

-Soy un hombre de palabra. Cuando doy la palabra a alguien no me gusta hacerme atrás. Ya lo hice con Osasuna. Osasuna y Eibar estaban en disputa para ver dónde iba. Le di mi palabra a Osasuna y, por mucho que el Elche quería que fuera al Eibar, dije que no, que iba a Osasuna o me quedaba en Elche. Y este caso ha sido el mismo. Me comprometí tanto con Quico como con Luis Helguera y Tito. Ahora Luis y Tito no están, pero básicamente es lo mismo. Al final, cuando vas por derecho y eres de palabra, el día de mañana te compensa.

-¿Cuándo dio esa palabra?

-No lo recuerdo. Es verdad que la Liga no había terminado. Me habían quitado la confianza y no tenía el rol que tenía la temporada anterior. Entonces yo lo que dije fue que, si salía del Betis, era para venir al Levante. No iba a escuchar ninguna oferta más.

-¿Ha influido el hecho de que el Levante estuviera peleando por usted desde el verano de 2017?

-Claro que influye. Un equipo que deposita esa confianza, que va tantos años seguidos detrás tuya y que te sigue queriendo y llamando aunque una temporada no te salga bien... Esa es la confianza que quiere todo jugador. Eso es para valorarlo.

-¿Su estilo encaja perfectamente en el sistema de Paco López?

-Yo creo que sí. Por eso también decidí venir al Levante. Porque el fútbol directo es mi estilo de fútbol. Correr al espacio, hacer desmarques de ruptura... Ese es mi fútbol y fue otra de las cosas que me llevó a dar el paso de venir.

-Deberá luchar por el puesto con Roger y el Levante no descarta a Mayoral. ¿Cómo ve la competencia?

-La competencia es buena. Es verdad que al final todos no jugamos. Juega uno o juegan dos y alguno siempre tiene que estar más amargado en el banquillo cuando le toque. Pero es lo bonito de la competencia, que tienes que luchar por tu puesto y tienes que dar lo máximo en los entrenamientos y cuando tengas la oportunidad en el campo. Mientras la competencia sea sana y luego seamos todos amigos, estupendo.

-Debutó en el primer equipo del Betis el 27 de marzo de 2010. El conjunto verdiblanco estaba en Segunda y usted entró como suplente para compartir ataque con el exlevantinista Sergio García. ¿Ha hablado con él antes de llegar a Orriols?

-Con Sergio sí que hablado. Se lo conté, porque con él tengo una relación muy buena. Somos muy amigos desde que empecé a entrenar con el primer equipo del Betis cuando era más joven. Con Sergio tengo mucha confianza y hablamos muy a menudo. El día que yo debuté con el primer equipo del Betis lo hice con unas botas sin estrenar que él me regaló. Me dijo que me iban a dar suerte. Sergio es muy bueno y muy buen amigo.

-¿Tienen algún parecido sobre el terreno de juego?

-Yo creo que no. Son estilos de juego diferentes. Sergio es más de conducción de balón, con más calidad y tiene más visión de juego. Y yo soy quizás más vertical, más rápido.

-¿Cómo es fuera del campo?

-No suelo salir mucho de casa. Cuando salgo alguna vez es porque los niños quieren ir al cine o a jugar a los bolos. Soy de estar mucho en casa, ver películas o, sobre todo, jugar a la videoconsola. A mi mujer ya la tengo amargada con la videoconsola. Soy muy casero.