https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

Rochina llega en busca del gol

Rochina pelea un balón con Fran Villalba en su etapa con el Granada. / EFE/Miguel Angel Molina
Rochina pelea un balón con Fran Villalba en su etapa con el Granada. / EFE/Miguel Angel Molina

El Levante ultima el fichaje del atacante, que como Samu procede del Rubin Kazan

T. CALERO/M. RODRÍGUEZValencia

Gol. Tres letras que martillean a Tito, a Carmelo del Pozo y a Muñiz. Delantero con gol. Esa es la petición del entrenador y el principal objetivo de las dos cabezas visibles de la dirección deportiva desde julio. Durante casi dos mercados, los nombres que se han vinculado con el Levante UDhan ido sucesivamente firmando por otros clubes. En la ventana de este verano ficharon a Boateng, Álex Alegría y a Nano. Con el futbolista cedido por el Betis lesionado, ni el africano ni el canario han aportado goles. Este último, que llegó a última hora tras el no de Lucas Pérez, se despidió ayer en el entrenamiento de sus compañeros y del cuerpo técnico. Probará suerte en el Sporting después de que en Orriols le comunicaran que no cuenta. Mientras Nano ponía rumbo al norte, la dirección deportiva veía por primera vez un halo de luz: tienen encarrilada la incorporación de Rubén Rochina.

El futbolista de Sagunto ha estado vinculado en varias ocasiones al Levante. Curiosamente, el valenciano vestirá de granota cuando menos se había hablado de él como futurible del Levante. Rochina procede del Rubin Kazan, que pagó diez millones de euros al Granada por hacerse con sus servicios. Pero el club ruso, que llegó a disputar la Champions, está en bancarrota y necesita aliviar sus gastos. Este verano desde Orriols ya se pescó en aquellas gélidas aguas revueltas al incorporar a Samu García.

Ahora quien llegará desde Rusia a Orriols será Rubén Rochina, salvo giro inesperado de los acontecimientos. De hecho, el delantero estaba ayer en Valencia sometiéndose al reconocimiento médico. Al cierre de esta edición, sin embargo, el Levante no había hecho oficial la incorporación del atacante.

La gran incógnita es el estado de forma en el que llegará Rochina al club. El futbolista lleva sin competir desde finales de octubre. Esta temporada ha disputado cinco partidos oficiales, cuatro de la liga rusa y uno de la copa. Esto contrasta con la necesidad imperiosa de un delantero: antes del parón navideño, la intención era que el atacante estuviese a principios de año para que Muñiz pudiese recurrir a él en el menor tiempo posible.

Rubén Rochina, por el contrario, es un delantero contrastado en Primera. Formado en las categorías inferiores del Valencia, se marchó al Barcelona, donde jugó en el juvenil de División de Honor y en el filial. Debutó en la máxima categoría española con el Zaragoza. También ha jugado La Liga con el Rayo Vallecano y el Granada. En el conjunto nazarí y la 15/16 ha sido su mejor temporada en La Liga: disputó 35 partidos del campeonato de la regularidad, consiguiendo seis tantos.

El otro delantero

El futbolista de Sagunto no es un '9' de área, sino un futbolista con recorrido. Puede jugar como delantero de referencia, aunque ha actuado más como mediapunta. El Levante trabaja en otro atacante y uno de los nombres que suenan con fuerza es Sadiku, albanés del Legia de Varsovia. Al cierre de esta edición, esta operación tampoco estaba cerrada. El conjunto granota también ha intentado convencer hasta última hora a Pazzini, uno de los delanteros en los que se fijó una vez Rémy y Koné quedaron definitivamente descartados.

Sadiku, que disputó la Eurocopa con Albania, ha jugado esta temporada 17 partidos con el Legia de Varsovia y ha rubricado dos tantos. Además de jugar en su país natal, este delantero de 26 años ha desarrollado su carrera profesional principalmente en Suiza. En el país alpino estuvo entre 2011 y 2017 ha militado en el Locarno, Lugano y en el Zúrich. Con estos dos últimos clubes y con el Legia ha disputado previas de la Champions.

Raúl Fernández, por su parte, fue intervenido ayer con éxito de la lesión en la cadera derecha y por la cual arrastraba molestias desde hace tiempo. Durante las últimas semanas, el Levante y el propio futbolista habían sopesado pasar o no a mitad de temporada por el quirófano. Finalmente, ha pesado la voluntad del jugador de solventar este problema cuanto antes. La operación la llevó a cabo el equipo del Doctor Cugat en Barcelona y el guardameta vasco estuvo acompañado por Miguel Ángel Buil, jefe de los servicios médicos levantinista. El arquero perdió la titularidad en Liga en beneficio de Oier tras el empate en casa frente al Getafe. Este mismo mes ha disputado la eliminatoria de Copa del Rey contra el Espanyol.

Más sobre fichajes del Levante

Fotos

Vídeos