https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Róber Pier tiene la palabra

Róber Pier atiende a Quico Catalán durante su presentación el pasado verano. / damián torres
Róber Pier atiende a Quico Catalán durante su presentación el pasado verano. / damián torres

El central puede decidir su futuro tras no subir el Dépor y el Levante quiere ficharlo | El futbolista tiene por contrato la opción de salir cedido si el club de Riazor no está en Primera y la vinculación con los gallegos acaba en junio

M. RODRÍGUEZVALENCIA.

«Estoy muy a gusto aquí, conozco a los técnicos y a los compañeros, pero el año que viene veremos cómo se dan las cosas. Esta vez me he decidido por la categoría». Róber Pier salió airoso el pasado verano de su nueva presentación como futbolista del Levante cedido por el Deportivo. Diplomático, expresó su felicidad por seguir en Orriols pero no hizo un feo al Deportivo, el club donde se crió. El central gallego vuelve a tener la palabra y esta vez, ahora sí, deberá tomar una decisión trascendente. Después de que el club de Riazor no haya ascendido y al encarar su último año de contrato, del defensa debe elegir entre sus orígenes y su carrera.

El Levante parece tener la sartén por el mango. Sigue en Primera, al contrario que el Deportivo y la grave lesión de Róber Pier es un inconveniente para todo menos a la hora de negociar. Al conjunto gallego sólo le queda una baza: convencer al futbolista de que renueve su contrato, que expira en junio de 2020, algo poco probable con un club que militará de nuevo en Segunda.

Si no lo logra, Róber Pier tiene por contrato la obligación por parte del Dépor de dejarle salir cedido. Como el verano pasado, cuando Carmelo del Pozo -que apostó fuerte por él en el Levante- no consiguió retenerle a pesar de que se le prometió un tratamiento de buque insignia en el proyecto. El club granota jugará con la posibilidad de hacerse con el jugador en propiedad pagando lo mínimo por su traspaso.

Vezo sigue siendo una prioridad en Orriols, aunque el Valencia ha de reducir sus pretensiones

Si no hay fumata blanca, siempre existirá la posibilidad de conseguir a Róber Pier cedido, una vez más, y tratar de contratarle a partir de junio de 2020, cuando sea agente libre. En ese caso sí habría un riesgo evidente de perder al futbolista a partir de enero, cuando pueda negociar con quien estime oportuno. En ese sentido la lesión vuelve a jugar en contra de gallego, que no podrá competir hasta enero.

Mientras tanto, el Levante sigue atento al futuro de Ruben Vezo, prioridad para reforzar la defensa. El Valencia se mantiene en sus altas pretensiones -pide diez millones-, al menos mientras no haya ingresado los 30 que necesita para cumplir con el fair play financiero el domingo. Esto se subsanará, posiblemente, con la operación de trueque Neto-Cillessen con el Barça, que al cierre de esta edición no era oficial.

Lo que apunta a culebrón del verano es el futuro de Campaña. El futbolista renovó a final de temporada y su nueva cláusula de rescisión es de 60 millones. En Sevilla apuntaban ayer a que el club hispalense lo quiere al contar con el beneplácito de su nuevo técnico, Julen Lopetegui. Ofrecerían 20 millones, pero el Levante exige al menos 30.