https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El retorno de la cosecha del 93

Rubén García, con el juvenil del Levante. / levante ud
Rubén García, con el juvenil del Levante. / levante ud

«Son dos de los jugadores con más nivel que yo he entrenado», afirma Miguel Ángel Villafaina, que los tuvo a sus órdenes en el juvenil granota Rubén García e Iván López vuelven al Levante con el reto de consolidarse en Primera

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

Miguel Ángel Villafaina descansaba ayer después de una intensa celebración. La del ascenso a Segunda B con el Orihuela. Entre los numerosos mensajes de felicitación recibidos por el técnico valenciano figuran los de Rubén García e Iván López. Dos futbolistas a los que conoce perfectamente, ya que los tuvo a sus órdenes en el juvenil del Levante. Ahora, ambos jugadores preparan su retorno a Orriols, donde tratarán de convencer a Paco López para consolidarse en Primera División. La cosecha del 93 busca su sitio.

El Levante ya ha comunicado que ejecutará la opción de recompra sobre Rubén García, quien ha sido uno de los artífices del ascenso de Osasuna. Al mismo tiempo, finalizará la cesión de Iván López al Nàstic. El lateral derecho valenciano aspira a asentarse en la plantilla azulgrana, en la que deberá competir con Coke, Miramón y Shaq por el puesto.

Durante la temporada 2010-11, Villafaina tomó las riendas del Juvenil División de Honor del Levante, en el que se encontró con un par de perlas futbolísticas. «Rubén e Iván son dos de los jugadores con más nivel deportivo que yo he entrenado. Además, son gente humilde, responsable, con muy buenas familias, con buenos entornos...», subraya el preparador valenciano.

Villafaina se hizo cargo del equipo de División de Honor en noviembre de 2010. «Iván jugó con nosotros cinco o seis partidos, ya que participaba en el filial. Y Rubén era uno de nuestros jugadores de referencia. Eran juveniles de segundo año. A la temporada siguiente, Iván ya pertenecía al filial y Rubén hizo un año brutal. Debido a la lesión de Traver, lo reubiqué para que jugara de delantero. Quedó máximo goleador y mejor jugador de Cotif en pretemporada y, a partir de ahí, fue el mejor jugador de la Liga con el equipo juvenil. Quedamos terceros o cuartos. Ese año acabó jugando el play off con el filial siendo titular. Al año siguiente, empezó con el filial y en la jornada dos o tres Juan Ignacio Martínez lo subió al primer equipo», explica.

Villafaina ensalza el potencial de Rubén. «Lo he seguido de cerca en Osasuna y, para mí, ha sido el mejor jugador de Segunda. Ha dado un paso adelante en cuanto a liderazgo y personalidad. Le ha venido bien para volver a encontrarse con esas sensaciones que tuvo en sus inicios. Ahora lo veo preparado mentalmente no sólo para estar en la plantilla del Levante, sino para ser un jugador importante. Estoy convencido de que va a seguir dando muchas alegrías en el Ciutat y que va a volver para marcar la diferencia. Es un jugador que a día de hoy el Levante no tiene», apunta el técnico del Orihuela, quien avisa: «Su mejor posición es la segunda punta o la banda derecha».

También muestra su confianza en Iván López: «Él siempre ha sido un adelantado a su edad, con un potencial físico brutal y con unas expectativas muy altas desde el principio. Las lesiones le han frenado la evolución. Si consigue tener continuidad y le respetan las lesiones, potencial deportivo tiene de sobra para hacerse un hueco. Es difícil encontrar laterales derechos con ese recorrido». Tanto el defensa como Rubén cumplirán 26 años este verano. Una generación que vuelve a la carga.