https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La renovación de Lerma se enfría

Jefferson Lerma lucha con Kroos durante el partido contra el Real Madrid. / reuters
Jefferson Lerma lucha con Kroos durante el partido contra el Real Madrid. / reuters

El club ha desviado su atención, mientras que la preocupante dinámica del equipo ha generado dudas en el colombiano, con contrato hasta 2020 | La situación deportiva atasca la negociación entre el Levante y el mediocentro

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Tras presentar a los fichajes de invierno, Quico Catalán hizo una reflexión sobre los problemas que habían frustrado determinadas operaciones. «Este mercado es un mercado difícil. Nuestra posición en la clasificación tampoco nos ha ayudado. Si hubiéramos estado décimos habría sido todo mucho más sencillo», admitió el presidente del Levante. Unas circunstancias que no influyen sólo en los fichajes, sino también en las renovaciones. Precisamente, las negociaciones con Jefferson Lerma se han enfriado durante los dos últimos meses.

El Levante pretende compensar a Lerma por su rendimiento y su compromiso, por lo que le ha propuesto una mejora salarial que implicaría también un blindaje. Y es que la idea del club pasa por aumentar, al mismo tiempo, la duración del contrato y una cláusula de rescisión que ya asciende a 30 millones de euros. Las conversaciones marchaban por buen camino a mediados de diciembre, pero los alarmantes resultados deportivos han supuesto un obstáculo inesperado. En estos momentos, el asunto se encuentra en punto muerto, aunque la idea de la cúpula granota es retomar el diálogo cuanto antes para alcanzar un acuerdo.

Las carencias en la plantilla llevaron a los mandatarios a centrar sus esfuerzos en buscar refuerzos durante el mercado invernal. Además, Juan Ramón López Muñiz está cuestionado por buena parte del consejo de administración del Levante, por lo que el pasado lunes se produjo una reunión de urgencia en la que se decidió mantener al entrenador asturiano en el banquillo. Al menos, por ahora. Una coyuntura que ha absorbido a los dirigentes.

El equipo sólo ha ganado un partido en las últimas 19 jornadas y se asoma a los puestos de descenso. Una tendencia que inquieta a Jefferson Lerma, uno de los futbolista más cotizados del conjunto azulgrana. Ante esta situación, el colombiano alberga ciertas dudas y deberá aclarar algunos puntos de la negociación antes de aceptar una ampliación contractual. En ningún momento cierra la puerta a su renovación, pero el proceso se ha atascado.

El Levante tratará de agilizar las conversaciones en un plazo muy breve para evitar que el caso se complique más de la cuenta. Para poder llegar a un entendimiento, ambas partes tendrán que resolver unas diferencias que se acrecientan por la negativa inercia del equipo.

La entidad de Orriols aspira a prolongar el contrato de Lerma, que expira en 2020, y elevar su cláusula de rescisión a unos 50 millones independientemente de que el equipo compita en Primera o Segunda. Son aspectos clave de la negociación.

Doukouré, entre algodones

Lerma reaparecerá el lunes después de causar baja durante las dos últimas jornadas por una microrrotura en el bíceps femoral. El colombiano, quien ya se encuentra en plena forma, ha vuelto a adelantar los plazos de recuperación. Entre algodones se encuentra Cheick Doukouré. El centrocampista marfileño se ausentó del entrenamiento de ayer debido a unas molestias en los isquiotibiales de la pierna izquierda.

Fotos

Vídeos