https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Un regreso con sabor granota

Pedro García defenderá la camiseta granota durante la próxima temporada. / levante ud
Pedro García defenderá la camiseta granota durante la próxima temporada. / levante ud

Pedro García vuelve al Levante FS tras cuatro temporadas en Tudela

MANUEL MORERA

valencia. Pedro García todavía era un universitario de 20 años cuando consiguió el ascenso con el Levante a la primera división de fútbol sala. Tras un año en la máxima categoría, el valenciano decidió cambiar de aires y puso rumbo a Navarra: «Fue duro a nivel personal pero a nivel profesional sí que es verdad que fue mi elección. Yo tenía la opción de seguir en el Levante pero tuve las ganas y la decisión de ir al Aspil, un equipo que era fuerte en esos momentos y lo sigue siendo». Ahora vuelve a un club en ascenso, que cada año cuenta con futbolistas de mayor proyección: «El club ha cambiado mucho y ha dado un paso adelante enorme. Empezando por el vestuario, nosotros cuando ascendimos, los doce o trece jugadores éramos de la Comunidad Valenciana. Ahora, somos tres futbolistas de Valencia y los demás son todos de fuera. Hay jugadores de toda España, de Brasil, Argentina...»

Aunque marcharse al Ribera Navarra fue una buena decisión profesional, tuvo que afrontar ir a una ciudad que no llega a los 30.000 habitantes: «Me subí al coche y puse en el navegador Tudela, que no sabía dónde estaba y allí me fui. Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado, la verdad es que no me arrepiento para nada». Su nueva aventura lo convirtió en un pívot más experimentado, pero tuvo que acostumbrarse a otro ritmo de vida: «El cambio es muy grande, yo siempre digo que para nuestra profesión está bien porque al final es un sitio muy tranquilo. Es un lugar en el que haces mucha familia con el grupo porque la mayoría éramos de fuera. Es un pueblecito pequeño y nos apoyábamos mucho los unos a los otros».

Desde que habló con el director deportivo del Levante Fútbol Sala Manolo Bueno, Pedro García decidió que era el momento de volver a Valencia. El proyecto era inmejorable y regresar a casa era un valor añadido; sin embargo, marcharse de Navarra no fue una decisión fácil: «Cuesta porque al final son cuatro temporadas en un sitio que me ha tratado muy bien tanto a mí como a mi novia que ha estado dos años allí conmigo. Quería volver a casa, a Valencia, y demostrar que soy un jugador distinto del que se fue. Se marchó un futbolista con 22 años y vuelve uno con 26, que ha jugado tres playoff y unas semifinales de Copa del Rey». El club granota ha apostado por el fútbol sala y el valenciano espera cumplir las expectativas de la entidad: «Los objetivos son los que fija el club desde hace años. Queremos quedar lo más arriba posible y competir cada partido. El Levante ha dado un paso adelante y nosotros lo sabemos, tenemos que estar a la altura».

García: «Los médicos no dudaron de que al ser un jugador de élite podría luchar de forma diferente»

Aunque a nivel deportivo Pedro García tuvo muy buenos números, se tuvo que enfrentar a una de las noticias más duras de su vida. Motivado por un dolor en el cuello, al valenciano le detectaron un quiste cervical: «Me tuvieron que extirpar un tumor de la médula y esa ha sido la lesión más grave que he tenido hasta ahora, todavía sigo recuperándome». Este problema, lo mantuvo alejado de los terrenos de juego durante cuatro meses y, pese a que ya casi se ha recuperado plenamente, ha provocado una transformación en su persona: «Algo así afecta a todo, a mí me ha enseñado a darle prioridad a lo que realmente lo tiene. Doy las gracias por poder seguir compitiendo». Como deportista, el valenciano de 26 años, se ha acostumbrado a superar nuevos retos y, en esta ocasión, no iba a ser diferente: «Sobre todo en esta última operación, los médicos no dudaron de que, al ser un jugador de élite y joven, podría luchar de una forma diferente y que tendría el cuerpo preparado para más cosas».