https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Pulso por Lerma y fichaje de Prcic

Quico Catalán y Prcic firman el contrato que vincula al bosnio con el club de Orriols. / levante ud
Quico Catalán y Prcic firman el contrato que vincula al bosnio con el club de Orriols. / levante ud

Los ingleses ponen sobre la mesa el dinero que exigió para empezar a negociar el club granota, que recluta al bosnio para tres años y otro opcional

MOISÉS RODRÍGUEZVALENCIA.

Mientras presentaba a Marta Corredera el martes y a Andreea Paraluta ayer mismo, Quico Catalán no dejaba de mirar su teléfono móvil. El presidente tenía las orejas tiesas. Estaba en situación de alerta, como el depredador que acecha a su presa antes de lanzar la carrera definitiva para cazarla. Esta, en el caso de Sanjin Prcic, se produjo anoche. Fue en ese momento cuando el Levante hizo oficial la incorporación del mediocentro bosnio, que firma por tres temporadas más otra opcional.

Pero antes de rubricar el contrato, el cazador se negó a ser cazado. Quien pensase que el Bournemouth se había dado por vencido en su afán por fichar a Jefferson Lerma, se equivocaba. A finales de la semana pasada, el Levante rechazó traspasar al colombiano a cambio de 25 millones fijos más 2 en variables y un 15% de una futura venta. La respuesta de Quico Catalán a los dirigentes ingleses fue que no se sentaría a negociar en torno a una mesa sobre la que no hubiese cuanto menos 30 millones de euros.

El Bournemouth ha ofertado por otros mediocentros más económicos, pero un cazador difícilmente renuncia a una presa suculenta. Y más si su fichaje se lo ha planteado como un reto personal. Algo así debe haber ocurrido entre los dirigentes Bournemouth, que ayer por la mañana plantearon su particular órdago a Quico Catalán. Llegaron con los 30 millones con la intención de llevarse a un futbolista cuya cláusula de rescisión es el doble.

Los británicos empiezan a tener prisa. El mercado de la Premier cierra el 9 de agosto, esto es, justo dentro de una semana. Además, en su condición de extranjero, Lerma necesitaría un permiso de trabajo para poder entrenar y jugar en un equipo inglés. Para cumplir con este trámite a tiempo y que Lerma pudiese disputar la primera jornada de la Premier -la del 10 y el 11 de agosto-, el Bournemouth debería cerrar la operación hoy mismo.

Pero para ello deberían volver a rascarse el bolsillo y, lo que es peor para sus intereses, en esta ocasión carecen de un precio de referencia menor de los 60 millones de la cláusula. Resultado: Paco López cuenta con Lerma (de momento) con el futbolista y los ingleses enfadados. Quico Catalán se resiste a cerrar el traspaso más caro de la historia del club (ahora es el de Keylor por 10 millones), que supondría prescindir de una piedra angular del centro del campo pero multiplicaría la liquidez para reforzar el equipo.

Lerma sigue viendo cómo se le escapa la ocasión de meter cabeza en la Premier, de las grandes ligas, la que mejor paga: de hecho, le triplicaba el salario que va a percibir esta temporada en el Levante. Sanjin Prcic, en cambio, está como unas castañuelas. El bosnio dio por cerrada su etapa en el Rennes para dar un salto en su carrera deportiva.

Mediocentro internacional, con buen disparo de media distancia, atesora unas cualidades que permiten compararle con Lukic. Tiene, de hecho, pinta de llegar a ocupar el lugar que se pretendía dar al serbio antes de que el Torino lo renovase y se negase en redondo a cederlo.

La operación por Prcic se calentó a media mañana. De hecho, el periodista francés Manu Lonjon destapó en su cuenta de Twitter que el futbolista estaba en negociaciones con el Levante y que el acuerdo estaba cercano a cerrarse. Llega libre tras acabar contrato con el Rennes y ha estado también en la agenda del Valencia. Ayer se sometió a las pruebas médicas y firmó un contrato con el club de Orriols por tres temporadas y otra opcional. En las próximas horas aterrizará en Ermelo.

Ha disputado 90 encuentros en la Ligue 1 (61 con el Rennes y 29 con el Sochaux) y también tiene experiencia en Italia, ya que estuvo cedido en el Perugia y en el Torino. La temporada pasada fue indiscutible con el Rennes desde que superó una lesión de rodilla. Quizás ha sido precisamente este punto en el que el club ha sido más cuidadoso antes de firmar a un futbolista que debutó con la absoluta de Bosnia en 2012.

Fotos

Vídeos