https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

De hoy no puede pasar

Los jugadores agradecieron el apoyo de la afición durante el entrenamiento de ayer. / adolfo benetó/levante ud
Los jugadores agradecieron el apoyo de la afición durante el entrenamiento de ayer. / adolfo benetó/levante ud

El Levante recibe al Huesca con la necesidad de reencontrarse con el triunfo en medio de la polémica arbitral y la movilización de la afición | Medio millar de seguidores acuden al entrenamiento para arropar al conjunto de Paco López, que convoca a Pepelu

ALBERTO MARTÍNEZ

Ingredientes de final. Aunque el resultado de hoy no salvará ni condenará al Levante, nadie oculta que el Ciutat de València alberga un partido crucial. Clave. Por la tendencia del equipo, por la indignación del vestuario tras los agravios arbitrales y por la atmósfera creada durante las últimas horas. Ayer, medio millar de hinchas se congregaron en la tribuna del estadio para alentar a los de Paco López de cara a la cita de esta tarde. Y es que urge una reacción contra el Huesca. El conjunto granota, que sólo ha sumado dos victorias en 16 jornadas, se encuentra a tres puntos de los puestos de descenso. Comunión para retomar el vuelo.

El club, la Delegación de Peñas y Levante Fans se han movilizado para generar un ambiente propicio de cara al partido de hoy. Y ayer, durante el entrenamiento previo al choque, el Ciutat abrió sus puertas a las 11:15 horas para que la afición pudiera acceder y arropar a los jugadores, que mostraron su agradecimiento. Cerca de 500 almas se hicieron notar con cánticos de motivación, tracas y bengalas.

«Es para sentirnos orgullosos. Es importantísimo ver a la gente. A veces las cosas vienen como vienen. Y lo positivo es que esto nos ha unido más», explicó Paco López, haciendo referencia al respaldo recibido tras el varapalo sufrido en San Mamés: «Está bien tener esa rabia encauzada y controlada. Pero lo fundamental es centrarnos en lo que tenemos que hacer para ganar».

El pasado miércoles, al concluir el duelo con el Athletic, Quico Catalán explotó y cuestionó la validez del videoarbitraje. Hubo tres decisiones del colegiado que marcaron el partido, sumándose así a los despropósitos vividos frente al Atlético, el Getafe, el Villarreal, el Madrid o el Leganés. «El presidente mostró el malestar de toda la gente que queremos al Levante. No se hace para que nos compensen o nos beneficien. Lo que queremos es que se imparta justicia. Sigo creyendo en los árbitros y en el VAR, pero hay una evidencia que no puede negar nadie. El equipo debería tener seis, siete u ocho puntos más. Esa es la realidad. Y ahora mismo el entrenador y los jugadores serían mucho mejores de lo que parece. El equipo tiene menos puntos de los que se ha ganado en el terreno de juego», lamentó Paco López.

Los puestos de descenso están a tres puntos. «Este equipo viene de superar muchas dificultades y adversidades desde la temporada pasada. No nos asusta. No nos tiene por qué asustar eso. Nuestra idea siempre ha sido valorar lo que se hace dentro del campo. Y el foco lo tenemos puesto desde el primer día en llegar a una puntuación y seguimos dependiendo de nosotros mismos», añadió el técnico de Silla, quien ha convocado al canterano Pepelu. Vezo y Cabaco están sancionados, mientras que Dwamena aún arrastra molestias en el tobillo. Toño deberá esperar. «No puedo marcar plazos, pero cada vez está más cerca del nivel óptimo que se requiere para jugar», indicó el entrenador sobre el lateral zurdo. La afición ha organizado un recibimiento multitudinario al equipo. Hoy es el día.