https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

Prueba de esfuerzo

Ivi conduce el balón durante uno de los entrenamientos de esta semana en la ciudad deportiva de Buñol./DAMIÁN TORRES
Ivi conduce el balón durante uno de los entrenamientos de esta semana en la ciudad deportiva de Buñol. / DAMIÁN TORRES

El Levante mide su capacidad de sufrimiento ante el depredador más letal de la Liga | «Debemos dar las gracias por poder disputar estos partidos y trabajar para seguir jugándolos», afirma Muñiz, que se lleva a Shaq y El Hacen

MOISÉS RODRÍGUEZ

En los inicios de cualquier temporada, independientemente de la modalidad, los deportistas suelen someterse a pruebas de esfuerzo. Simplificando, un examen para evaluar su capacidad máxima de sufrimiento, hasta dónde pueden exprimir su organismo. El partido de esta tarde es algo así para el Levante. Ningún rival de la Liga es capaz de exigir tanto como el Barcelona de Valverde, que lleva sin perder desde verano, cuando el Real Madrid alzó la Supercopa de España y la opinión futbolera vaticinó a corre prisas un curso desastroso para los culés. Meses después, el equipo de Muñiz se enfrenta a un contrincante que acumula 14 victorias y sólo ha cedido 3 empates en Liga.

El peor depredador del campeonato, tanto a nivel colectivo como individual. Es ese último sentido, el nombre que se viene a la cabeza es el de Lionel Messi. Nadie ha inventado la pócima mágica para frenar al argentino. «Es un gran jugador, pero prefiero hablar de los míos, que son muy buenos futbolistas, están en un buen momento y van a hacer que Messi se haga pequeño. Eso es lo que quiero valorar. Intentaremos que no participe y no haga un buen partido contra nosotros», afirmó ayer Muñiz después del último entrenamiento en Orriols antes de partir por la tarde por carretera rumbo a Barcelona.

En el Levante se ha incidido durante la semana se toman muy en serio el encuentro de esta tarde. Por aquello del lenguaje no verbal, de los gestos previos al parón que pudieron sembrar alguna duda. Curiosas fueron las tarjetas casi consecutivas ante el Leganés de Morales, Bardhi y Campaña, quien se pasó de lenguaraz ya en el banquillo, fue expulsado y se quedó de nuevo a una de cumplir el ciclo. Muñiz también quiso recalcar ayer que el equipo no se toma la jornada del Camp Nou como una condena necesaria, como la visita al dentista, según la acuñó Joaquín Caparrós.

«¿Messi? Es un gran jugador, pero los míos van a hacer que se quede pequeño», desliza Muñiz

«Debemos intentar quitarles el balón, porque un Barcelona con mucha posesión y cerca de nuestra área al final siempre encuentra espacios. Hemos de poner todos los recursos para ganar el partido», indicó Muñiz, para quien el encuentro de hoy, más que una penitencia es un premio. «Es un partidazo y nosotros tenemos que ser conscientes de dónde estábamos hace un año y dónde estamos ahora. Tenemos que dar gracias por poder disputar estos partidos. Y trabajar mucho para poder seguir disputándolos. Ese es nuestro reto», remarcó el asturiano.

Con las tres bajas de futbolistas teóricamente titulares, Muñiz ha vuelto a echar mano de los canteranos Shaq y El Hacen. Ambos habían desaparecido de las convocatorias tras ser titulares y sustituidos de forma prematura ante el Athletic. La presencia de Shaq podría tener más miga si se relaciona con que Pedro López sufrió un fuerte golpe en el entrenamiento del jueves. Lo cierto es que el entrenador se ha llevado a los dos chavales para completar una convocatoria con 18 futbolistas y poder hacer un descante antes del partido: sólo Langerak se quedó ayer en Valencia por decisión técnica, ya que a los tres futbolistas sancionados hay que sumar los lesionados Chema y Roger.

El barcelonismo, por su parte, vivía ayer más pendiente del fichaje de Coutinho que del partido contra el Levante. Sí es cierto, volviendo a lo del lenguaje no verbal, que Ernesto Valverde concedió relevancia a la Liga al dar descanso durante la semana a Messi, Luis Suárez e Iniesta. El técnico tiene la baja de Busquets que, aunque parezca insignificante en medio de una constelación futbolística, siempre supone una oportunidad donde intentar hincar el diente. «El Levante está haciendo mejor temporada como visitante que como local. Tienen una estructura muy ordenada y dejan pocos espacios», reflexionó el entrenador. Una pena para los granotas, parece que el depredador se tomará el partido muy en serio.

Fotos

Vídeos