https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El plebiscito de Orriols a Muñiz

Los jugadores del Levante realizan ejercicios de calentamiento para la sesión previa al partido de esta mañana./LEVANTE UD
Los jugadores del Levante realizan ejercicios de calentamiento para la sesión previa al partido de esta mañana. / LEVANTE UD

«Es un día para todos los levantinistas», afirma el técnico de cara al partido de hoy

MOISÉS RODRÍGUEZ

«Es día para los levantinistas. Todos los que vamos a ir este domingo al Ciutat queremos lo mismo», proclamó Muñiz. «El equipo necesita esa última ocasión que te da el público. Al final del partido, que cada uno diga lo que quiera», subrayó. El entrenador del Levante sabe que esta mañana se somete al plebiscito de Orriols. «Los que trabajamos en el fútbol sabemos cómo funciona esto», repitió ayer. El técnico ya ha pronunciado esa frase. Es consciente que su cargo pende de un hilo desde hace varias jornadas. En otro club, probablemente habría sido ya destituido. Pero el consejo, a instancias de Tito, le dio tres bolas extra en una tras el desastre de Anoeta. Dos de ellas se han convertido en nuevas decepciones con sensaciones distintas. Da la sensación de que una nueva derrota hoy contra el Espanyol provocaría el plebiscito de la grada.

«Seguimos estando en el objetivo, aunque hemos percibido desde hace algunas semanas un clima de pesimismo», comentó Muñiz. «¿Ves? Pesimismo», insistió cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que el equipo afrontase por primera vez una jornada en puesto de descenso. Finalmente esto no ha sucedido, aunque el Deportivo se coloca ya a un solo punto tras empatar.

El entrenador mantuvo el discurso de las últimas semanas. Enfatizó en no preocuparse de lo que ocurra en otros campos y en la fortaleza del grupo. «Es que yo entro al vestuario y veo a la plantilla trabajar después del palo de lo que pasó en Mendizorroza, y eso me da confianza», señaló Muñiz. «Sé que vamos a competir, y por eso yo creo que lograremos la victoria», pronosticó el preparador granota, quien también se aferra a la buena imagen ofrecida, a su juicio, en los tres encuentros contra el Espanyol (dos en Copa y uno en Liga) de esta temporada.

Los granotas siguen fuera del descenso, pero el Dépor está a un punto tras su empate

Muñiz se esforzó en no dar pistas sobre cómo afronta el partido de hoy. Sí admitió que se necesita la victoria, pero su lista de 21 convocados abre la puerta a cualquier dibujo táctico de inicio. Descartó a uno de los tres porteros (Iván Villar), a los sancionados Chema y Lerma, y a Toño y Postigo, ambos lesionados según comentó el entrenador en su comparecencia.

Ha convocado incluso a Fahad y hoy deberá hacer tres descartes. Lo único claro, además de que bajo palos estará Oier, es que la pareja de centrales la integrarán Cabaco y Rober Pier, porque no tiene más. A partir de ahí, la principal incógnita reside en si Muñiz volverá a apostar por dos delanteros como ante el Betis (jugaron de inicio Roger y Sadiku) o mantiene su esquema habitual, el que la temporada pasada le condujo al éxito. Esa fue su elección en Mendizorroza, dando de nuevo confianza a Campaña, aunque prescindió de él para recomponer el equipo tras la roja a Chema.

La pretemporada de Rochina

Quien parece complicado que juegue de inicio es Rochina. «Lleva mucho sin competir y está en su particular pretemporada. Eso nosotros lo hicimos en julio y agosto y no podemos esperarle. Hay que ver cómo encajamos los minutos en que nos pueda ayudar más», comentó el técnico. La calidad del valenciano es incuestionable pero ese largo periodo de inactividad le lastra.

«No pienso nunca en mi puesto. Nunca me voy a preocupar de lo que no depende de mí. Esa parte no está dentro del trabajo del entrenador. Es la confianza de otras personas en tu trabajo y no tengo por qué pensar en que va a cambiar», reflexionó Muñiz sobre su futuro. El entrenador se esforzó ayer en mostrarse optimista. Sabe que depende de la grada. Las peñas se reunieron ayer con los cuatro capitanes y les transmitieron que siempre tendrán el respaldo de la afición.

Durante el partido, Orriols apretará al Espanyol. Si por fin llega la victoria, habrá por fin una semana tranquila en el Levante. Pero siete días con 0 de 9 pueden convertir el plebiscito del Ciutat en un juicio sumarísimo al cargo de Muñiz.

Fotos

Vídeos