https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Pedro López: «Pienso que el sistema implantado por Paco López va a dar muchas alegrías»

Pedro López, la pasada semana en el Ciutat. / irene Marsilla
Pedro López, la pasada semana en el Ciutat. / irene Marsilla

«Morales ha mamado lo que es este club desde el filial, conoce sus valores a la perfección y va a ser un gran capitán», comenta el excapitán del Levante UD

MOISÉS RODRÍGUEZVALENCIA.

Pedro López vació la semana pasada su taquilla del vestuario del Ciutat. Ahí, en la intimidad, acabó la que define como la «etapa más feliz» de su vida, futbolísticamente hablando. Se llevó a casa todo. El panel con su nombre y, sobre todo, los regalos que recibió en el homenaje tras el Levante-Atlético: la camiseta firmada por la plantilla, la otra prenda conmemorativa que se pusieron sus compañeros, la bandera, y la placa que le regaló Levante Fans. «Y un balón que cogió mi hijo», apunta. En pocos días, el hasta hace nada capitán granota iniciará un nuevo proyecto.

-¿Qué le dijo Juanfran, que también deja el Atlético, cuando se retiraba al ser sustituido?

-Nos dimos la enhorabuena, pero no sólo con él. También con Filipe y Koke porque llevo toda la vida enfrentándome a ellos.

Sobre Tito antes de su salida: «Un gran profesional que se parte todos los días la cara por el Levante»

-¿Y con Morales mientras le ajustaba el brazalete?

-Le dije: 'Ahí lo tienes, ahora sí que es todo tuyo'. Creo que lo va a dar todo por los compañeros. Ha mamado lo que es el Levante desde el filial, sabe perfectamente los valores del club y va a ser un gran capitán.

-¿Su partido ante el Atlético fue una especie de mensaje a Paco López de que podía haber contado más con usted en la temporada?

-No, no mando mensajes. Lo que quería era disfrutar mi último partido todo lo que pudiera. Evidentemente todos queremos jugar lo máximo posible. En el fútbol, como en la vida, hay veces que todo te sale bien y tu jefe confía en ti y otras que no. Este año me ha tocado no jugar tanto, pero mira por donde he tenido que hacerlo en el partido más importante del año. Si el míster no confiara en mí, posiblemente tampoco me habría puesto en el banquillo en Girona. Me quedo tranquilo porque he aportado mi granito de arena y no he fallado a mis compañeros.

-¿Se ha sentido desaprovechado durante la temporada?

-Físicamente me veo bien y es cierto que de no jugar pierdes ritmo de competición pero tanto como desaprovechado, no. Todas las temporadas le toca a alguien participar menos y esta vez ha sido a mí. Lo he llevado de la mejor manera posible porque además soy el capitán y no puedes mirar por ti mismo y transmitir tristeza. Creo que he tenido eso en cuenta para que el día que estuviera de bajón no se notara mucho. Tienes que trasladar ganas de trabajar, buen rollo y optimismo, aunque ha veces ha sido complicado.

-¿En qué momento se dio cuenta de que se había acabado la etapa más feliz de su vida?

-En enero o febrero, cuando llaman a los jugadores que les interesa renovar, vas siendo consciente de que no seguirás. Da pena, pero he tenido la suerte de que el club me haga una despedida que no sé si merecía.

-Se lleva una despedida que no tuvieron ni Juanfran ni Ballesteros...

-Sí, soy consciente y por eso me voy muy feliz después de lo que he vivido la última semana. Compensa lo poco que he jugado este año.

-¿Cree que el club en algún momento debería homenajearles, individualmente o en global a aquel 'Euro Levante'?

-Sabemos que Juanfran y Ballesteros son símbolos en el Levante y al club se le ha llenado la boca diciéndolo. Es cierto que quizás no han tenido una despedida como la mía. Para mí son los dos capitanes que he tenido aquí y yo los he percibido como dos iconos, tanto a nivel de vestuario como de club.

-¿Cuántos años le quedan en el fútbol profesional?

-Ya voy de año en año porque a partir de los 30 tienes que ponerte metas cortas. Creo que me quedan por lo menos dos porque físicamente me encuentro bien y me cuido, pero no sé si mañana voy a sufrir una lesión grave. A nivel de coco no he perdido la motivación y el día que pase, la dejaré. Por ahora empiezo cada pretemporada como un juvenil.

-¿Cuántas veces ha mirado el mapamundi durante estos días?

-¡No! Tengo que sentarme con mi agente, porque nunca he tenido tan claro que quiero irme al extranjero. Me puede aportar cosas más allá de lo deportivo, conocer una cultura nueva, pero tampoco cierro totalmente la puerta a España.

-¿Qué hará tras de su retirada?

-No lo he pensado.

-¿Contempla la opción de entrenador o director deportivo?

-A mí me gustaría alejarme un poco del foco. Hoy no me apetece, mañana no lo sé.

-¿Ve continuidad al estilo que ha implantado Paco López?

-Claro que lo veo, y creo que la gente también. Los que hemos estado muchos años sabemos lo que ha sido el Levante. El sistema anterior de estar replegados y salir a la contra nos ha dado mucho. Paco y Mendilibar cuando vino han sido los entrenadores que han tratado de romper ese molde, presionar arriba, querer el balón, ser verticales y llegar al área contraria con mucha gente. Va a tener continuidad porque se han marcado muchos goles y la afición ha disfrutado.

-También se encajan muchos...

-Eso es cierto y hay que hacer ese trabajo el próximo año para que no se repita esa circunstancia. Pienso que el modelo que ha implantado el míster va a dar muchas alegrías.

-Póngale nota a la temporada.

-Le pongo un 10, creo que el equipo mayoritariamente ha jugado muy bien. Ha habido muy pocos partidos malos pero los resultados hacen que hayamos estado abajo hasta el final. La forma en que ha encarado las seis últimas jornadas ha sido espectacular, no se ha desmoronado y ha confiado en el trabajo.

-¿Se está siendo injusto con Tito? (Pregunta hecha antes de saberse la marcha del director deportivo?

-Es como todo, habrá gente que lo alabará y otra que no. Sólo puedo decir es que me parece un gran profesional y se parte la cara todos los días por el Levante. A partir de ahí, desearle la mejor de las suertes, pero ya no en el club, sino como persona. Lo demás es fútbol y tenemos que aceptar todo lo que venga.