https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Paco López, a tiro de récord

Paco López, el entrenador que puede entrar en la historia del Levante. / Jesús Signes
Paco López, el entrenador que puede entrar en la historia del Levante. / Jesús Signes

El técnico cumplirá el domingo 38 partidos de Liga y puede superar la marca de JIM

JOSÉ MOLINS VALENCIA.

El próximo domingo Paco López cumplirá su particular Liga completa. El entrenador del Levante alcanzará 38 partidos en la competición en el banquillo granota contra el Villarreal y si logra una victoria o un empate superará el récord histórico de puntos del club en Primera división, que logró Juan Ignacio Martínez en la temporada 2011-12. El alicantino metió al equipo en la Europa League con 55 puntos, los mismos que lleva ahora el técnico de Silla con un partido menos.

La particularidad del entrenador valenciano es que llega a las 38 jornadas en dos temporadas diferentes, porque se hizo cargo del banquillo granota hace un año, tras subir desde el filial por la destitución de Muñiz. En la pasada campaña estuvo los últimos 11 encuentros, con una sensacional marca de ocho victorias, un empate y dos derrotas que no sólo salvaron al equipo, sino que le permitieron acabar en una holgada 15ª posición final, con 17 puntos más que el descenso.

Con la permanencia renovó su contrato, que acaba en 2020, y aunque en esta campaña no ha podido igualar los excelentes números de ese final de Liga, han seguido siendo buenos, para navegar todo el año con un colchón sobre el descenso. Las cifras de esta temporada son 26 partidos, repartidos en ocho triunfos, seis empates y 12 derrotas, que tienen al Levante decimoquinto con 30 puntos, siete por encima del peligro.

El entrenador ha logrado nueve victorias en el Ciutat y ha utilizado a 34 futbolistas en 37 partidos

Y precisamente el domingo, además del récord personal, el técnico puede dar un paso fundamental hacia el objetivo de la permanencia del Levante si logra la victoria contra el Villarreal, que marca el límite del descenso con 23 puntos. Un enfrentamiento directo en el que, si ganan los granotas, se llevarán también el golaveraje particular y dejarían muy tocados a los castellonenses, que cada vez ven más cerca el abismo de un posible descenso.

El entrenador habría batido ya el récord de puntos de JIM en una temporada si el VAR hubiese actuado con justicia en las dos últimas jornadas, en las que tanto el técnico como algunos futbolistas se quejaron amargamente de las malas decisiones de los árbitros. Contra el Real Madrid un penalti inexistente de Doukouré arrebató un punto a los granotas, y el pasado lunes el gol de Coke no subió al marcador en Leganés, lo que hubiera supuesto el empate, por una supuesta falta de Mayoral a Cuéllar que tampoco existió. Dos puntos, sin ir más allá, como los penaltis no señalados contra el Getafe o el de Vukcevic en el Metropolitano, que darían ya a Paco López el honor de ser el entrenador con más puntos en 38 jornadas en la máxima categoría.

En estos 37 encuentros que lleva en el Levante, el valenciano se ha enfrentado a 22 equipos (los 20 de la actual Liga más Las Palmas y Málaga), y ha logrado 30 puntos en el Ciutat y 25 fuera de casa. Se han repartido en nueve victorias en casa, con tres empates y cuatro derrotas (todas ellas esta temporada), y lejos de Orriols ha sumado siete triunfos, cuatro igualadas y diez encuentros perdidos. Ha utilizado a 25 jugadores en los 26 encuentros de esta campaña en la Liga, a los que hay que sumar nueve más que alineó en sus once encuentros de la pasada temporada y que ya no están en el club, lo que hacen un total de 34 futbolistas en su etapa.

Su porcentaje de victorias es de un 43,2% respecto al total de partidos, el más alto de todos los técnicos del Levante en la máxima categoría. Entre septiembre y octubre encadenó una racha de cuatro triunfos consecutivos, que precisamente cortó el Villarreal el 4 de noviembre en la primera vuelta. Ahora el equipo azulgrana acumula dos derrotas consecutivas y el objetivo de Paco López es que vuelva a ser su exequipo (dirigió al filial amarillo) el que cambie la racha en la segunda vuelta, pero en este caso por un resultado positivo.