https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Obligados a reconstruir el fortín

Coke remata para lograr el primer gol del partido en casa contra el Valladolid. / efe
Coke remata para lograr el primer gol del partido en casa contra el Valladolid. / efe

La salvación del Levante pasa por Orriols pero el equipo suma más puntos fueraRivales directos como el Rayo Vallecano, Huesca, Eibar o Espanyol han de visitar el Ciutat en las diez últimas jornadas de la competición liguera

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

El espectacular desenlace de la temporada pasada, con la permanencia lograda desde que Paco López se hizo cargo del Levante, tuvo un cimiento: la solvencia que demostró el equipo en casas. Se sumaron puntos importantes como visitante, pero con el técnico de Silla se lograron cinco de las siete victorias del campeonato en Orriols. El fortín granota, sin embargo, se ha agrietado en las últimas semanas. Tanto es así que los azulgranas han sumado más puntos a domicilio que en su propio estadio.

La diferencia es mínima, un punto. Apenas un dato pero que dice mucho: con un poco de fiabilidad como local, el Levante tendría este año los deberes casi hechos y podría permitirse aspirar a más que la salvación. Sirva como dato la comparación con el curso anterior: el equipo logró 19 puntos fuera en toda la Liga y esta campaña con diez jornadas por disputar, lleva ya 16.

Pero más allá de los datos estadísticos, mirando el calendario parece claro que la salvación pasa por Orriols. Por el coliseo levantinista deben pasar los rivales en teoría más asequibles -y también contrincantes directos- para sumar los diez u once puntos que se necesitan para conseguir la permanencia.

Sin ir más lejos, después del parón vendrá el Eibar, uno de los peores visitantes de la Liga: sólo ha logrado una victoria y en una clasificación en la que únicamente le contasen lejos de Ipurua ocuparía puesto de descenso. También ha de recibir el Levante al Espanyol y a dos equipos a los que parece que ha de ganar sí o sí para no complicarse la vida: el Huesca y el Rayo Vallecano, que acaba de destituir a Míchel tras encadenar siete derrotas. Al cierre de esta edición, el equipo madrileño negociaba con Paco Jémez.

Además de estos partidos, el Levante tendrá en casa otros dos mucho más complicados, Betis y Atlético, este en la última jornada. Como visitante ha de jugar en San Mamés, Girona y Barcelona. El Camp Nou, donde puntuar siempre se antoja como una gesta, se abordará justo antes de una hipotética ida de semifinales de la Champions del equipo de Ernesto Valverde.

Con este calendario, está claro que en principio la salvación pasa por casa, donde el Levante no gana desde el pasado 20 de enero. Desde entonces se ha empatado en Orriols contra el Getafe (0-0) y se ha perdido frente a Real Madrid (1-2, el día del inexistente penalti a Casemiro) y 0-2 con el Villarreal.

Esa última victoria se produjo contra el Valladolid (2-0). Y aquí reside un dato positivo que ha tejido el Levante en estas semanas con resultados grises. Se ha ido ganando el golaveraje particular con la mayoría de contrincantes directos pro salvarse. Con la excepción de Villarreal, se ha cerrado a favor con Valladolid, Celta y Leganés.